III Jornadas Gastronómicas por la Excelencia de la Quisquilla de Motril

Primar el producto y hacer una cocina con personalidad. Ese es el lema de Puesto 43 y la máxima de su chef Blanca Sánchez

  • Quisquilla de Motril
    Quisquilla de Motril

Tiempo de lectura 4 min.

04 de febrero de 2019. 09:19h

Comentada
Maica Rivera 4/2/2019

Primar el producto y hacer una cocina con personalidad. Ese es el lema de Puesto 43 y la máxima de su chef Blanca Sánchez. Bajo esa filosofía tradicional a la vez que vanguardista, en este restaurante granadino situado en el corazón de la ciudad de la Alhambra se organizan jornadas, catas y degustaciones en las que el producto es el protagonista.

“... Y el sol dentro de la tarde, como el hueso en una fruta” –García Lorca–. Así transforma la gastronomía una buena materia prima en poesía. Con estos versos encargados de emocionar, arrancan el 7 de febrero por tercer año consecutivo en Puesto 43, las III Jornadas Gastronómicas de la Quisquilla de Motril. Su duración es de 10 días.

La quisquilla de Motril

“Un crustáceo más pequeño que la gamba, transparente o translúcido bajo el agua, con tonos rosados cuando se cocina. No hay ningún camarón, cigala o gamba que se le parezca. Sin embargo, en apariencia, son difíciles de diferenciar por ojos inexpertos”. Por ello –explica Blanca Sánchez–, Puesto 43 apoya con la organización de estas jornadas que se conceda la denominación de origen a la quisquilla de Motril. Para que se reconozcan su calidad y características singulares.

Esta joven chef dará a conocer mediante un menú dedicado a la quisquilla motrileña, el extraordinario sabor de este manjar que ofrece la costa granadina. “Cuando el producto es excepcional, solo hay que saborearlo. En su elaboración, menos es más”.

La realidad es, como dice Blanca, que “la gastronomía necesita producto para que exista”, y que al otorgar la denominación de origen a un alimento, no solo se protege su exclusividad, sino que también se pone en valor la riqueza cultural de la zona.

Denominación de origen

La denominación de productos alimentarios con el nombre de su lugar de producción es una práctica muy antigua. De esta forma se les confería un valor especial. Existen incluso referencias de esta costumbre en la Biblia, como la de los vinos de Angaddi y Baal-Hammon, o las de los vinos de Samos, Creta y Thasos en la Grecia Clásica.

Hoy día existen organismos públicos reguladores de la denominación de origen, que avalan y autorizan a exhibir esa calificación. La obtención de la misma, facilita el acceso de estos productos a mercados nacionales e internacionales que difícilmente alcanzarían sin esta clasificación.

Chef Blanca Sanchez elaborando el menú
- Chef Blanca Sanchez elaborando el menú

Aunando esfuerzos sector privado y público

Cuando se realiza un evento como pueden ser estas III Jornadas Gastronómicas de la Quisquilla de Motril, se crea un marco ideal para proyectar una imagen o consolidar una marca. Conscientes de ello, instituciones como la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada y el ayuntamiento de la ciudad, apoyan con su presencia este tipo de iniciativas ya que posicionan a Granada en el mapa a través de sus productos. El resultado de la colaboración del sector privado –en este caso Puesto 43 y proveedores como Makro– con organismos públicos, se materializa en estas jornadas con la difusión de la riqueza gastronómica de Granada. Juntos consiguen mostrar al mundo la despensa excepcional que posee España.

La lonja de Motril

En el esfuerzo de este reconocimiento para la quisquilla de Motril, destaca el papel de la lonja homónima y los pescadores. No olvidemos que la denominación de origen contempla así como el medio geográfico particular, los factores humanos inherentes a él, englobando los métodos tradicionales que envuelven su manejo.

Al atardecer, comienzan a llegar a este lugar los barcos cargados, entre otras especies, del citado producto. Los mismos marineros que empiezan a faenar a las 6:00 se convierten en guías improvisados, que detallan a turistas atraídos por el ritual de venta, todo el proceso, desde la captura en el mar hasta la llegada de la quisquilla a pescaderías o restaurantes.

A modo de resumen

A modo de resumen podríamos decir que estas jornadas nacieron de la ideología de Puesto 43 de priorizar el producto por encima de todo. Que es esta empresa la que organiza, apoyada por las instituciones públicas y acompañada por proveedores de confianza como Makro. Pero sobre todo, que ofrecen al comensal durante diez días un menú compuesto por aperitivos, entrantes, plato principal y postre en el que la chef Blanca Sánchez, descubre la exquisitez y singularidad de la Quisquilla de Motril.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs