El gusto decorativo particular de Sara Montiel, a la venta

Thais y Zeus Tous, hijos de Saritísima, venden más de 1.000 artículos pertenecientes a su madre en la joyería Molina Cuevas de Madrid

  • El gusto decorativo particular de Sara Montiel, a la venta
  • El gusto decorativo particular de Sara Montiel, a la venta

Tiempo de lectura 2 min.

09 de abril de 2016. 21:58h

Comentada
9/4/2016

Han pasado tres años desde que la leyenda, Sara Montiel, nos dejara. La mujer, diva del cine español que abrió las puertas de Hollywood, hoy ya es un mito de nuestra historia para miles de seguidores. Saritísima, que nos dejó de manera inesperada el 8 de abril de 2013, tras sufrir una grave crisis, vuelve a nosotros gracias a la joyería Molina Cuevas cuyos dueños, David Cuevas y Jorge Molina, eran muy cercanos a ella. Tanto, que junto a Marujita Díaz, Montiel, fue madrina en la boda de los joyeros en 2012.

Desde hoy, sábado 9 de abril, se podrá adquirir en la joyería, situada en la calle Hermosilla, 20, el mobiliario que Montiel tenía en sus casas, tanto en la de Palma de Mallorca como en la de Nuñez de Balboa en Madrid. «Hemos intentado imprimir también el carácter de Sara a la hora de colocar y disponer su casa», explica David Cuevas que, junto a su marido y socio, Jorge Molina, han adquirido una colección que ronda entre los 900 y los 1.200 artículos con precios que van de los 20 o 30 euros a los 5.000. Dicha joyería no ha parado de recibir clientes durante el día, como es el caso de Alaska, que no ha querido quedarse sin su propio recuerdo de la gran Sara Montiel.

Todos los seguidores de la actriz conoceran sus gustos y el exceso que le caracterizaba en todo: en sus maquillajes, los vestidos, las joyas y, como no podía ser de otra manera, en la decoración de sus casas. Apasionada del art decó y el art nouveau, que su marido Pepe Tous le inculcó, abundan las piezas de estos estilos en la colección. A pesar de llevar todo este tiempo sin relacionarse con los medios, los hijos de Montiel, Thais y Zeus, se han encargado de gestionar el legado que su madre les dejó, formado por bienes inmuebles, joyas y muchísimos recuerdos personales. La parte dedicada a su carrera profesional, como vestuario, galardones y otros objetos, se encuentran en el museo abierto en su memoria en Campo de Criptana. «Como pasa en las casas, hay objetos de más valor que otros. La diferencia con otras colecciones que compramos es que se trata de un personaje público como fue Sara Montiel, pero es muy normal que los herederos se deshagan de los objetos que han pertenecido a su familia si no los necesitan», explica Cuevas, descartando así posibles bulos sobre necesidades económicas de la familia. Simplemente se trata de liquidar lo que ya no es necesario.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs