La reina de Inglaterra pone orden en Palacio

Los duques de Cambridge y Sussex celebrarán la Navidad juntos en Sandringham para acallarlos rumores de mala relación entre ellos

  • Los príncipes de Inglaterra, Guillermo y Harry, junto a sus esposas, Kate Middleton y Meghan Markle, el día de Navidad del año pasado
    Los príncipes de Inglaterra, Guillermo y Harry, junto a sus esposas, Kate Middleton y Meghan Markle, el día de Navidad del año pasado

Tiempo de lectura 2 min.

04 de diciembre de 2018. 17:39h

Comentada
Concha García.  4/12/2018

La reina de Inglaterra sienta a su familia a la mesa para que, tras multitud de especulaciones sobre su distanciamiento, Meghan Markle y Kate Middleton pasen la Navidad en familia. A pesar de que la ex actriz y el hijo menor del príncipe Carlos decidieron mudarse a Frogmore, a unos 30 kilómetros de Londres, en lugar de hacerlo a Kensington, donde habrían sido vecinos del príncipe Guillermo y Kate, volverán todos a casa por Navidad con el fin de restarle importancia a las noticias sobre enemistades y tiranteces que los medios han difundido últimamente. Los 32 kilómetros cuadrados de la casa de campo de Sandringham calmarán no solo las tensiones entre Meghan y Kate, sino también entre los hermanos. Los asesores de la corona de Inglaterra han intervenido en esta imagen de confrontación buscando que, al menos, no se pierdan las costumbres y que toda la familia se siente alrededor de la mesa de la casa de Norfolk como marca la tradición.

El encuentro de los duqueses de Cambridge y Sussex será mirado con lupa por todos los medios, ya que han pasado de estar varias semanas con titulares sobre una supuesta mala relación a estar juntos en las fiestas como muestra de solidaridad. Además, según el «Daily Mail», Markle y Middleton asistirán juntas a todas las celebraciones que la Familia Real ha realizado tradicionalmente, como es el té de la tarde previa al día de Navidad o para escuchar el discurso de Isabel II.

Las lágrimas de Kate

Meghan y Kate ya vivieron una cena de Navidad juntas el año pasado, cuando aún la duquesa de Sussex no se había casado con Harry. Sin embargo, a lo largo de este año la relación ha ido empeorando de cara a los tabloides británicos. El llanto de Kate, supuestamente porque Meghan se quejó del vestido que llevaría a su boda, o la llegada de la duquesa de Cambridge a la iglesia rompiendo el protocolo fueron algunos de los roces que iniciaron esta situación. Diferentes historias, miradas y acciones que han hecho a la reina de Inglaterra poner punto y final e intentar que las esposas de los príncipes puedan dar buena imagen con un comportamiento adecuado.

Puede ser que Isabel II leyera aquel artículo de la revista de Oprah Winfrey donde la presentadora se preguntaba «¿Podemos, por favor, dejar de crear peleas entre Meghan Markle y Kate Middleton?».

Últimas noticias