Los usuarios elegimos, por Carmen Lomana

Nosotros elegimos con quién queremos viajar. Los taxistas son autónomos y, según tengo entendido, no tienen derecho a huelga porque son empresarios

  • Carmen Lomana en su casa junto a Cristina Cifuentes en la Fiesta del Roscón
    Carmen Lomana en su casa junto a Cristina Cifuentes en la Fiesta del Roscón

Tiempo de lectura 4 min.

26 de enero de 2019. 15:12h

Comentada
Carmen Lomana 26/1/2019

ETIQUETAS

Lo que está ocurriendo con la huelga de taxis es de lo más bochornoso e inadmisible que puede pasar. La huelga da derecho a no trabajar, pero no a agredir e imponer un monopolio bastante mafioso a los usuarios. Nosotros elegimos con quién queremos viajar. Los taxistas son autónomos y, según tengo entendido, no tienen derecho a huelga porque son empresarios. En todo caso, podrían hacer un cierre patronal. Lo que no es admisible es colapsar una feria como Ifema, que tiene una repercusión mundial y da la imagen turística de nuestro país. La primera entrada de divisas y creadora de trabajo, incluso en las peores épocas de crisis, es lo que nos ha salvado en España. Este colectivo se ha pasado la vida explotando con horarios interminables a sus empleados, conduciendo hasta 12 horas diarias, y alquilando licencias que están prohibidas por la ley, y, por la misma razón, cobrando en B. Transfiriendo licencias que en su día les dio el Ayuntamiento por 25 pesetas, en los años ochenta, por más de cien o ciento cincuenta mil euros. ¿Y ahora vienen a quejarse de la competencia? Los VTC son infinitamente mejores, más baratos, limpios, con un trato estupendo, que, al solicitar un servicio, sabes cuánto te va a costar y si no estás de acuerdo lo cancelas. En un taxi, nunca. Hemos tenido que soportar mucho tiempo suciedad, malos olores, radios a gran volumen con partidos de fútbol, sin preguntarnos en ningún momento si nos molestaba, incluso que fumasen. Si este sector se ha quedado obsoleto como otros muchos, tendrán que reciclarse y cambiar adaptándose a los tiempos, no pidiendo que suban las tarifas los VTC y que no podamos solicitar su servicio si no es con una hora de antelación. ¿En base a qué quieren un monopolio en el transporte? Es como si todos los comercios se pusiesen en huelga y arremetiesen contra los grandes almacenes o Amazon porque son competencia.

Los taxistas se han equivocado de estrategia. En vez de buscar la empatía del usuario han conseguido que los aborrezcamos porque se han enfrentado a la población, que ha visto cómo destrozaban coches con el conductor dentro e incluso con usuarios y niños. A un trabajador de Uber tuvieron que trasladarlo al hospital por un infarto después de un ataque bestial de estos cafres. Han conseguido que los ciudadanos desarrollemos una inusual antipatía hacia el taxi. Que mucha gente estos días se haya dado de alta en aplicaciones que no conocía como Uber o Cabify y hayan vivido la grata experiencia de probar sus servicios para suplir la falta de taxis. También hay altas en Car2Go, Zity, Emov, descubriendo que en Madrid se está divinamente sin taxi, el tráfico es mucho más fluido y se circula estupendamente...

Los ciudadanos nos movemos en lo que nos da la gana y, visto lo visto, el taxi es nuestra última opción. Ayer por la mañana, cuando fui a Ifema para la Fashion Week, me sentí muy indignada al ver cientos de taxistas obstruyendo las vías de acceso. Pensé que se merecen que les retiren la licencia por incívicos. Madrid es una ciudad de servicios, turística, con una feria de moda que genera muchísimos oficios y trabajo. Y otra de turismo que están intentando boicotear. ¿Saben lo que les digo? que ni Madrid ni sus ciudadanos se merecen esto. Pensaba hablarles de mi fiesta Post-Roscón y lo bien que lo pasamos, pero eso ya lo veo lejano, porque la velocidad de los hechos es tan enorme que igual que los taxis tradicionales ya se ha quedado obsoleto.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs