Margarita Vargas, inmovilizada en casa

La mujer de Luis Alfonso de Borbón, aún convaleciente de una fractura en el pie, volvió a subirse al caballo para competir y sufrió una nueva caída.

  • Margarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón, en un día de concurso
    Margarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón, en un día de concurso

Tiempo de lectura 2 min.

28 de noviembre de 2015. 23:16h

Comentada
28/11/2015

María Margarita Vargas se encuentra en reposo absoluto, según ha podido saber este periódico, tras una caída de su caballo el pasado fin de semana durante un campeonato de saltos en Madrid, que la tuvo en observación en el hospital.

Se da la mala pata, por tratarse del renuncio de un equino, de que Margarita Vargas, esposa de Luis Alfonso de Borbón y reina de Francia si no fuera una República, saltaba el último obstáculo con su caballo en el campeonato nacional de saltos, celebrado el pasado fin de semana en el Club de Campo de Madrid. La jinete derribaba el obstáculo y caía al suelo, lastimándose la pierna que ya tenía lesionada desde hacía unos meses por un incidente similar mientras iba a caballo. En esa ocasión, y durante unas semanas, tuvo que llevar una férula-bota por una fractura en el pie. Con eso fue suficiente hasta que el pasado fin de semana repetió accidente con peor fortuna, ya que esta vez requiere que esté en casa inmovilizada.

Hace dos viernes, día en el que se inauguraba El Rastrillo de Nuevo Futuro, la familia Borbón Vargas, con Margarita aún con la pierna inmovilizada por la fractura en el pie izquierdo, se acercaba por el puesto de ropa infantil Comala, en el que colabora todos los años e, incluso, sus tres hijos llevaban el gran cesto de dulces que suelen preparar en casa y que luego venden por El Rastrillo. Hasta aquí todo normal. Poco después de esta visita solidaria, se cambiaba el atuendo y, a pesar de no estar recuperada al cien por cien, se enfundaba el traje de amazona para competir en uno de los concursos más importantes del calendario nacional con 200 caballos participantes.

Trasladada de urgencia

Mientras ella participaba, su marido y sus hijos la animaban desde la parte reservada para el público, que le acompañaron en tan importante evento para la jinete. La mala fortuna quiso que en el último salto, con el que terminaba un buen circuito en el picadero cubierto donde se estaba celebrando el concurso, se cayese y tuviera que ser trasladada de urgencia al hospital, donde tuvo que pasar la noche ingresada en observación. Esta vez, el médico le ha recomendado reposo. No es nada grave; de hecho, su marido se encuentra de viaje fuera de España, síntoma de que no hay por qué preocuparse.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs