• 1

Una fiesta en Zarzuela y otra «disco» para Vic

Victoria Federica, la hija de la Infanta Elena, alcanza mañana su mayoría de edad

  • La sobrina del Rey quiere estudiar una carrera relacionada con las Letras
    La sobrina del Rey quiere estudiar una carrera relacionada con las Letras

Tiempo de lectura 4 min.

08 de septiembre de 2018. 05:27h

Comentada
Carmen Duerto 8/9/2018

La nieta mayor de los Reyes Eméritos cumple mañana 18 años. Su mayoría de edad viene causando expectación desde que hace unos días se publicó que para tan señalada fecha celebraría una puesta de largo, que finalmente parece que no tendrá lugar hasta dentro de dos meses. Mientras tanto, la joven prepara una fiesta que posiblemente celebre, hoy u otro sábado, en la que ha sido ruta de peregrinación fiestera en su familia, la sala Barceló, el antiguo Pachá que tantos secretos guarda de Don Felipe con Isabel Sartorius o de su madre, Doña Elena, con su gran amor Luis Astolfi. Ya lo ha dicho Victoria Federica varias veces a su círculo de amigos: «Qué ganas tengo de ser mayor de edad para poder ir al teatro Barceló por la noche». En el antiguo Pachá también hay sesiones descafeinadas de tarde para adolescentes, a las que la joven ha ido alguna vez, pero no es lo mismo porque sabe que lo bueno se cuece más tarde, lo ha visto con sus propios ojos cuando ha ido excepcionalmente a la celebración de algún cumpleaños de amigos o de su hermano, que también celebró, entre otros sitios, su mayoría de edad allí.

Hoy Don Felipe, que es el padrino de Victoria Federica, está de viaje oficial en Asturias, así que la celebración con la familia en el Palacio de La Zarzuela podría ser mañana. Al contrario que sucede con el resto de jóvenes, como Eugenia Rivera o Chabelita Pantoja, que al cumplir la mayoría de edad los medios dejamos de pixelar su rostro, con la sobrina del Rey no ha sido necesario porque hemos seguido su desarrollo desde que su padre dijese el 9 de septiembre de 2000 aquello de «gracias a Dios, una vez más, es igual a su madre. Y digo bien, gracias a Dios. La familia está encantada, a pesar del gran nerviosismo que hemos pasado». Victoria pesó 3,54 kilos y midió 53,5. No tiene título nobiliario, pero sí tratamiento de Excelentísima Señora con honores de Grande de España.

Tranquila y prudente

De ella dicen sus amigos que es «súper educada, con un corazón enorme y muy buena gente. Así como Felipe Froilán es más gamberrete (pero también un buenazo), ella es más tranquila y prudente». Si algo tiene Victoria, que acorta con un sencillo Vic para sus amigos, es que es fiel cumplidora de las tradiciones y la bandera forma parte de sus estilismos. Precisamente de una de esas tradiciones españolas a la que es muy aficionada, las corridas de toros, es de donde han surgido sus dos hipotéticos «primeros amores».

Vic ha hecho una gran amistad con la familia Caballero, especialmente con Gonzalo. Se ha llegado a decir que podría haber algo entre ambos. No es raro que acuda a la plaza a verle torear, se siente junto a la madre del diestro, Chiqui del Hoyo, y se deje brindar toros por él, al que llama «Bro» en las redes sociales. Igual que sucede con otro maestro al que sigue por las plazas, Andrés Roca Rey, que protagonizó el último simulacro de romance cuando supuestamente el peruano de 21 años se le declaró en la plaza al brindarle un toro. Poco después fue desmentido por los allegados del torero. Sin embargo, quien lo escuchó en la plaza se mantiene en que lo que brindó el diestro fue una declaración de amor. Sea como fuere, a la semana siguiente Victoria Federica acudió otra vez al ruedo para ver a su supuesto pretendiente.

Es fiel seguidora, como su hermano, de DJ Nanos, de Pablo Lago y de Adrián Lozano. Los dos últimos suelen hacer sesiones en la sala Barceló y de Lozano Victoria lleva una pegatina en la carcasa de su teléfono móvil. Beltrán y Adrián Lozano, Pablo Trapote, Jaime Sebastián de Erice, Lucía Rivera o Alba Díaz Martín son parte de su grupo de amigos. Tiene varios, porque también frecuenta a antiguos compañeros del colegio San Patricio, hijos de amigos de sus padres o primos Marichalar, Urdangarín y Borbón. Con ellos va a sus fincas, a tentaderos o monterías, sale de fiesta o al cine. Algunos de ellos entran este año en la Universidad. Ella repitió el año pasado, así que tendrá que esperar al siguiente para decidir qué carrera estudiar, pero será alguna de Letras. A Victoria Federica le gusta lucir suelta su larga melena morena o hacerse una trenza y, mientras encuentra su estilo definitivo, juega con la comodidad de la ropa «grunge» que puede permitirse dada su altura y porte delgadísimo, porque es más de zapatillas que de tacón, de pulseritas «hippies» que de joyería, y de pantalón que de falda.

En eso sigue más el estilo materno que el paterno dandy. Cuando Doña Elena cumplió la mayoría de edad, Don Juan Carlos le concedió la distinción de Dama de Isabel la Católica y le regalaron el caballo pura sangre, Naviero, con el que ganó dos premios de saltos. Victoria Federica no recibirá ningún título ni distinción, pero sí muchos regalos tecnológicos, que son los que se disfrutan ahora.

Últimas noticias