MENÚ
martes 25 septiembre 2018
08:36
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

90 millones de oportunidades para ahorrar en combustible y contaminación

Evitar los acelerones, llevar una velocidad constante y usar marchar largas son algunos gestos sencillos que permiten ahorrar hasta un 15% de combustible.

  • 90 millones de oportunidades para ahorrar en combustible y contaminación

Tiempo de lectura 4 min.

25 de agosto de 2018. 08:23h

Comentada
Por Víctor Negro.  25/8/2018

Por cada litro de gasolina o gasoil que consume un coche se emiten a la atmósfera, de media, 2,5 kg de CO2, aparte de otras partículas nocivas para nuestra salud y la del planeta. En plena época de desplazamientos por carretera, para este verano la Dirección General de Tráfico ha previsto casi 90 millones, y conviene recordar algunos trucos para practicar una conducción lo más eficiente posible. La DGT destaca diez que, bien combinados, pueden significar un descenso del 15% en el consumo de combustible.

1. Empezar la marcha sin acelerar. Lo contrario a lo que todos recordamos que hacían nuestros padres en sus antiguos coches. No hace falta, la electrónica de los automóviles regula las necesidades del encendido sin necesidad de dar ese primer acelerón con el coche parado.

2. ¿La primera? Solo para arrancar. Tras dos segundos o después de recorrer unos metros hay que pasar a segunda. Y mientras mantenemos el coche en primera, poca alegría con el pedal. No es necesaria.

3. Jugar con el cambio. En los de gasolina, lo ideal es cambiar a una marcha más larga a las 2.000 revoluciones de media y en los que se impulsan con diésel entre las 1.300 y las 2.000. Y para llegar a esas vueltas, evitar acelerones. Es mejor hacerlo de manera suave y progresiva.

4. Las marchas largas, mejor que las cortas. Pero siempre con prudencia. Usar marchas largas es lo mejor para el consumo, pero manteniendo el control del vehículo y cierta capacidad de respuesta por si se dan situaciones en las que sea necesaria.

5. Velocidad constante... Sin acelerones ni frenazos, siempre que sea posible. El desperdicio de energía se limita mucho si la velocidad de la marcha es uniforme.

6. ... Y velocidad moderada. Aparte de las evidentes razones de seguridad, el aumento de la velocidad no se refleja en el del gasto de combustible de forma proporcional: en porcentaje, el consumo crece a un ritmo mayor que la velocidad que desarrolla el vehículo.

7. Previsión y anticipación. Tanto para usar menos combustible como para ganar en seguridad. Una buena previsión de lo que nos vamos a encontrar en la carretera influye directamente en una conducción regular, y eso nos traslada de nuevo al punto 5.

8. Las bondades del freno motor. Sin incurrir en riesgos innecesarios, para llevar a cabo desaceleraciones es mejor levantar el pie del pedal y mantener una marcha engranada. Si es posible, indica la DGT, «deténgase sin reducir la marcha».

9. Las cuestas. Antes de subir es conveniente aumentar la velocidad y retrasar la reducción de marchas en lo posible. Para las bajadas, las marchas largas ayudan a aprovechar la inercia, pero como siempre, este truco es válido siempre que su aplicación no suponga un riesgo.

10. El plato combinado de los consejos. Un buen mantenimiento con neumáticos en perfectas condiciones, nada de carga innecesaria, climatización en su justa medida y rutas planificadas ayudan a que el consumo se contenga, el planeta respire y en algunos casos, el estrés brille por su ausencia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs