MENÚ
martes 13 noviembre 2018
23:17
Actualizado

Aretha Franklin: Sin testamento y con 70 millones por repartir

La pareja y los cuatro hijos de la cantante recientemente fallecida se enfrentan por su herencia

  • Los cuatro hijos de la reina del soul nunca vieron con buenos ojos su relación con Willie Wilkerson, el hombre con el que Franklin vivió los últimos 30 años de su vida
    Los cuatro hijos de la reina del soul nunca vieron con buenos ojos su relación con Willie Wilkerson, el hombre con el que Franklin vivió los últimos 30 años de su vida

Tiempo de lectura 2 min.

23 de agosto de 2018. 07:00h

Comentada
Rubén Villalba 23/8/2018

«Estuve mucho tiempo detrás de ella para que hiciese testamento; habría facilitado las cosas y evitado que los asuntos privados de la familia quedasen al descubierto».
Éstas fueron las palabras pronunciadas ayer por Don Wilson, abogado de Aretha Franklin, tras conocerse que la artista, fallecida hace justo una semana a los 76 años, nunca dejó por escrito cómo debería repartirse su herencia, pese a su edad y ser consciente de su delicado estado de salud.

De acuerdo con la normativa legal vigente en el Estado de Michigan, donde residía la cantante, al no haber testamento, sus bienes se tendrían que repartir por igual entre sus cuatro hijos: Clarence Franklin (63 años), Edward Franklin (61), Ted White Jr. (54) y Kecalf Cunningham (48). Pese a que en principio la ley estaría de su parte y no pondría obstáculo alguno a dicho reparto, todos ellos han presentado, además, un escrito en el juzgado por el que se postulan formalmente como partes interesadas en el patrimonio de Franklin, al tiempo que su nieta, Sabrina Owens, solicita ser albacea de la herencia. Su rápida actuación se explicaría, según publican varios medios estadounidenses, por el temor de la familia a que parte del patrimonio acabe en manos de Willie Wilkerson, el bombero retirado de 70 años con quien Aretha compartió sus últimos 30 años de vida. Sus cuatro hijos, muy involucrados en la carrera de su madre, nunca vieron con buenos ojos esa relación. De hecho, Franklin habría cancelado en dos ocasiones su boda por la presión familiar. De este modo, dado que nunca se casaron, Wilkerson figura como esposo de hecho, pero no de derecho, de la fallecida, por lo que en principio no sería beneficiario de la herencia. No obstante, tal y como advierte el letrado, «cuando no se deja testamento, la cuestion suele derivar en un batalla legal no solo entre familiares, sino también con acreedores y otras personas que puedan demostrar que les pertenece parte del legado».

Pese a que Wilson asegura que «todavía no es posible determinar la cantidad exacta que los futuros herederos percibirán por los derechos de las canciones de Aretha», el patrimonio de la reina del soul se estima por el momento en unos 70 millones de euros.

Otra de las incógnitas que rodean a la herencia es si su primogénito, Clarence, percibirá una cantidad mayor que sus hermanos, dado que tiene necesidades especiales.

Aunque el funeral de Franklin se celebrará el día 31 en la más estricta intimidad, el público podrá despedirse antes de ella en el Museo Charles H. Wright de Historia Afroamericana de Detroit, donde su cuerpo permanecerá expuesto el martes y el miércoles que viene.

Últimas noticias