MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
09:26
Actualizado

¿Cómo debe viajar en coche?

En los traslados de verano, ya sean cortos o largos, tenemos que buscar la forma más segura para nuestro can. Bien sujeto y nada de asomarse por la ventanilla

  • ¿Cómo debe viajar en coche?

Tiempo de lectura 2 min.

17 de julio de 2018. 05:50h

Comentada
Emer Iglesias,  Emerre Iglesias.  17/7/2018

El 82% de las mascotas que hay en nuestro país se desplaza alguna vez en vehículo con sus dueños y los más viajeros son perros y gatos, según la Dirección General de Tráfico. Para nuestras autoridades, los perros son considerados como «carga» dentro de los vehículos, por lo que lo único que hay regulado es que vayan bien sujetos, que en ningún momento puedan desplazarse y molestar al conductor. Éste debe mantener libertad de movimientos, un campo de visión necesario y atención permanente a la conducción. Eso sí, si va «suelto», la Guardia Civil puede parar el vehículo e incluso requisar al can.

Ante esta falta de legislación clara, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones. Si optamos porque el perro vaya en el interior del vehículo, dos formas son las más seguras: dentro de un transportín duro debidamente sujeto o con un arnés doble amarrado al cinturón de seguridad. El transportín debe ser duro, ya que en caso de accidente es lo que más protege al perro. Tampoco puede ir en cualquier lugar. Lo mejor es que descanse en el suelo entre los asientos, pero si optamos porque vaya con nosotros debe ir colocado en el asiento siempre bien inmovilizado. Esta solución suele ser útil para perros pequeños. Para canes ya de tamaño mediano o grande, la mejor solución si va en el asiento es el arnés doble, que lleva una parte añadida por donde debe pasar el cinturón de seguridad. Para este tipo de animales no es recomendable usar las correas que se enganchan al cinturón y al collar del perro, ya que en caso de accidente hay dos riesgos. Por un lado, el can puede estrangularse con su propio collar y por otro, puede dar un golpe mortal a los viajeros de la parte delantera, provocando un accidente aún mayor en el caso de que impacte contra el conductor.

Una forma de viajar cuando el vehículo lo permite es llevarlo en la parte del maletero, siempre que sea abierto. La ley de protección animal prohíbe transportar a un perro en el maletero cuando éste está cerrado.

Para los abiertos existen dos opciones. La primera contempla dos variedades: dentro de un transportín de los muchos que hay en el mercado y que sea adecuado al tamaño del perro o en jaulas construidas específicamente para nuestro coche. La segunda es viajar suelto en el maletero, pero en este caso con un separador fuertemente agarrado y que no permita el paso del perro a la parte de los ocupantes.

Últimas noticias