MENÚ
martes 20 noviembre 2018
07:01
Actualizado

Duelo «pasión» de primeras damas

Brigitte Macron y Mary de Dinamarca optan por el rojo en los «looks» que lucieron ayer en su segundo encuentro oficial.

  • Duelo «pasión» de primeras damas

Tiempo de lectura 2 min.

29 de agosto de 2018. 22:33h

Comentada
Mafalda Uría.  29/8/2018

Nos encantan los duelos de estilo y más, cuando los protagonizan, por este orden, Doña Letizia, Melania Trump y Brigitte Macron. Ayer fue el turno de esta última con la princesa Mary de Dinamarca. Ambas coincidieron en Copenhague con motivo de la visita oficial del presidente francés al país nórdico. La mujer de Emmanuel Macron es una de las que mejor se está desenvolviendo en los duelos estilísticos. Ayuda tener toda la moda francesa a su disposición (algo con lo que en un principio no contó Melania, aunque a golpe de talonario o demostrando que es en estos momentos la mejor percha del mundo ha conseguido superar). Entre las marcas fetiche de Brigitte se encuentra Louis Vuitton, que dirige Nicolas Ghesquière (el hombre que resucitó la firma Balenciaga y que, además, saltó a la fama por su relación con el «influencer» Pelayo Díaz). Gracias a él deslumbró en la Casa Blanca y gracias a él mantuvo a raya a Mary Donaldson en la visita que hizo a París hace unos meses. La danesa y la gala, por tanto, ya se habían visto con anterioridad y se pudieron coger la medida. Por tanto, Brigitte sabe que el estilo de Mary se inspira muchas veces en el de Jacquie Kennedy, que sabe manejarse como nadie con los «looks» más románticos y que siente pasión por los bolsos (cuentan que el montante de estos accesorios que posee asciende a 300.000 euros). La mujer de Macron también sabe que toda la «grandeur» francesa se puede ir al traste si (dado que la visita es de dos días) a Donaldson le da por epatar con alguna de las espectaculares joyas de la corona danesa. Y esto es importante porque, si Carla Bruni puso a sus pies a Reino Unido cuando bajó del avión con un impecable conjunto de Dior, ella debe hacer lo propio en sus visitas de Estado, más todavía cuando su marido lucha por ser el nuevo líder «del mundo libre». Y lo cierto es que el primer «round» ha quedado en tablas.

Mujer preparada

Las dos coincidieron en la gama de colores, aunque la consorte danesa optó por esa apariencia romántica que tanto le gusta y que la dulcifica, mientras que la primera dama de Francia se decantaba por un sencillo conjunto de abrigo y vestido que dejaba ver su buena forma física. Además, es toda una declaración de intenciones, muy al estilo Coco Chanel, en una apuesta por dar una imagen de mujer trabajadora y preparada para la vida moderna, lejos de los papeles de mujer florero a los que solían estar relegadas las parejas de los presidentes. Eso sí, la futura reina de Dinamarca ha tirado de joyero con un espectacular broche floral que destacaba en su sobrio escote. La moda, y esos duelos que tantas polémicas suelen generar, tiene mucho que ver con el subtexto, con todo eso que no se cuenta con palabras sino que se transmite con imágenes. Y nadie debería olvidar que Mary Donaldson, además de heredera, es una abogada australiana. La cosa promete.

Últimas noticias