MENÚ
domingo 23 septiembre 2018
23:59
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

El conde de Ourém o el rey Manuel II de Portugal

Su exilio en Inglaterra le «obligó» a usar este seudónimo

  • Manuel II falleció de forma prematura debido a un edema de glotis
    Manuel II falleció de forma prematura debido a un edema de glotis

Tiempo de lectura 4 min.

25 de agosto de 2018. 06:20h

Comentada
Amadeo-Martín Rey y Cabieses.  25/8/2018

ETIQUETAS

El rey don Manuel II de Portugal utilizaba durante su exilio, que transcurrió en Inglaterra, el título de conde de Ourém. Así me lo comunicó por carta hace años el actual duque de Braganza y Jefe de la Casa Real de Portugal, don Duarte de Braganza. El condado de Ourém fue erigido en 1370 por Fernando I de Portugal con todas sus rentas, patronatos e iglesias, a favor del almirante del reino João Afonso Telo de Menezes, que ya era IV conde de Barcelos, título que luego también entró a formar parte del patrimonio de los Braganza. Fue él, por tanto, el I conde de Ourém. Aunque tuvo descendientes, y entre ellos su nieto Pedro de Menezes, fundador de la Casa de Vila Real, el título no se les confirmó, retornando a la corona con la muerte del primer titular.

Subida al trono

Tras diversas vicisitudes de ese condado –incluyendo su posesión por el llamado «Santo Condestable», don Nuno Álvares Pereira–, cuando Manuel I subió al trono en 1495 decidió rehabilitar a su sobrino Jaime de Braganza, hijo del duque Fernando II de Braganza y de su hermana Isabel, devolviéndole íntegramente el patrimonio que fue de su padre, teniendo para ello que quitar el condado de Ourém a la Casa de Vila Real, lo que generó protestas del marqués de Vila Real. Pero la contienda se acabó resolviendo a favor de los Braganza. Desde entonces fueron condes de Ourém todos los duques de Braganza, incluyendo los monarcas portugueses. El actual titular es el citado Don Duarte Pío, XXIV duque de Braganza, XXVIII conde de Ourém y Jefe de la Casa Real de Portugal.

El «Paço» o castillo de los condes de Ourém, que desde 1910 es Monumento Nacional y propiedad de la Fundación Casa de Braganza, fue construido en Ourém tres siglos después de que la ciudad fuera conquistada por los portugueses a los árabes, entre 1450 y 1460. Es una de las obras de arquitectura militar portuguesa más innovadoras del siglo XV, con cierta influencia italiana, con tres torres cuadrangulares formando un recinto triangular en cuyo centro se alberga una cisterna con agua durante todo el año, por lo que se dice que nunca ha tenido que rendirse ante un cerco enemigo. Don Manuel II fue llamado «El patriota» por su perpetua implicación con los problemas de su país, pero también «El desafortunado» y no era para menos. Perdió el mismo día, violentamente por asesinato, a su padre el rey Don Carlos I y a su hermano Luis Felipe, príncipe de Beira, perdió el trono en 1910 a los dos años de ascender a él, sufrió el desgarro del exilio y no dejó posteridad con su esposa la princesa Augusta Victoria de Hohenzollern-Sigmaringen, que en familia era llamada «Mimi». Ésta no fue enterrada en la cripta de los reyes de Portugal en el monasterio lisboeta de San Vicente de Fora, donde sí están los restos de Manuel II, sino en la iglesia del castillo de Langenstein, debido a que su segundo marido fue el conde sueco Robert Douglas, señor de Langenstein, en Baden.

Manuel II, rey de Portugal y de los Algarves, murió en 1932 en su exilio inglés de Fullwell Park, Twickenham, donde su madre había nacido, dejando una estela de hombre bueno y culto que –a pesar de seguir de cerca la política portuguesa e influir en las organizaciones monárquicas– no quiso espolear a los monárquicos a recuperar su trono por temor a someter a su país a una innecesaria inestabilidad o a perder el gran imperio colonial luso.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs