Top 10 de las especies que invaden

La compra de mascotas exóticas, el comercio internacional y la introducción voluntaria para actividades recreativas han supuesto que más de 10.000 invasoras habiten en Europa

  • Top 10 de las especies que invaden

Tiempo de lectura 4 min.

10 de agosto de 2018. 09:05h

Comentada
Por Eva M. Rull.  10/8/2018

Uno de los mayores problemas que tienen este verano en los campos de cultivo de uva del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario son los mapaches. Las uvas está protegidas porque empiezan a crecer, algunas variedades de las más de 3.000 que tienen aquí comienzan a estar maduras y tienen que ser protegidas con delicadeza para evitar que estos animales entren por la noche y se den un festín que podría acabar con la cosecha de este año. Puede sonar a broma porque los mapaches no son de Europa y, sin embargo, su población en todo el continente ha crecido de forma descontrolada, hasta un 300% desde 1990, según hacían público recientemente investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Esta especie, al igual que el resto de invasoras (y se estima que en el continente hay más de 10.000 variedades no originarias), provoca pérdida de biodiversidad y muchos desequilibrios en los ecosistemas, entre otras cosas porque no sufren el castigo de sus depredadores naturales. Además, algunas como el mapache son hospedadores de patógenos que se transmiten a los seres humanos. El último censo de cotorras argentinas realizado en 2015 por Seo/Birdlife, estimaba que había unos 20.000 ejemplares pululando por España. Estas criaturas, que ya son normales en las ciudades, son ruidosas y un problema para las poblaciones de gorrión común y otras aves autóctonas.

En el caso de estas dos especies su venta como mascota y la falta de responsabilidad de los propietarios que las adquirieron han sido determinantes para que al final hayan acabado en el entorno causando estragos, también económicos. La organización WWF estima que los impactos ecológicos de estas especies suponen a la UE unos 12.500 millones de euros al año. No solo la venta como mascotas las ha hecho llegar hasta el continente, también el comercio internacional ha traído algunas desagradables visitas como, por ejemplo, el mosquito tigre, el caracol manzana, la avispas asiática, que este año están causando estragos en la cornisa cantábrica, o el mejillón cebra, extendido por la cuenca del Ebro y que llegó aquí adherido a los cascos de los barcos. Este año, se ha confirmado la reproducción por primera vez en España de la rana toro, una especie proveniente de Norteamérica y que figura entre las cien especies invasoras más dañinas para los ecosistemas, entre otras cosas porque se alimenta de especies autóctonas y desplaza otras ocupando espacio y concentrando recursos.
También las hay que han sido introducidas de forma intencionada por el ser humano para actividades como la pesca o la caza o la cría de pieles, como el siluro o los visones americanos. En este sentido, recientemente el Congreso de los Diputados ha aprobado la modificación de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad con la que se ha amnistiado algunas de estas especies, como la trucha arcoiris o el cangrejo rojo, que ya no serán erradicadas y se podrán volver a pescar o cazar. Una polémica decisión que no ha sentado nada bien a los conservacionistas y a los científicos.

1. Tortuga de florida


2. Rana toro


3. Cotorra gris o argentina


4. Cotorra de Kramer


5. Mapache


6. Visón americano


7. Cangrejo rojo


8. Siluro


9. Alburno


10. Gambusia

Últimas noticias