¿Venderías tu alma digital a Internet?

Aprovechar la capacidad de computación de tu PC o recibir recompensas en especie por tu historial, nuevas formas de hacer negocio

  • ¿Venderías tu alma digital a Internet?

Tiempo de lectura 2 min.

07 de agosto de 2018. 04:39h

Comentada
Pepe Bouza 6/8/2018

ETIQUETAS

Nuestras más preciadas posesiones como usuarios de Internet son dos: nuestra huella digital y la capacidad de computación de nuestro ordenador. Y hay numerosas empresas que quieren apoderarse de ambos tesoros. El primero de ellos, es decir, nuestros datos personales, de navegación, gustos y opiniones ya son comercializados por las empresas que los obtienen gracias a nuestra generosa aceptación de las condiciones de uso y privacidad que nunca leemos. También la potencia de procesamiento de nuestro ordenador es fraudulentamente utilizada por operadores de criptomonedas que pueden hackear nuestro dispositivo para que trabaje para ellos. Ahora, ambas cosas parece que empiezan a cambiar de manera que también nosotros podamos sacar algún beneficio de todo ello. La aplicación iRule, desarrollada por Privacy Cloud, es una de las últimas iniciativas en marcha para que los vendas –ahora sí conscientemente– tus datos personales. A cambio de responder a sus demandas de información, recibes recompensas que van desde un mes de suscripción gratis a Netflix, a 60 minutos de alquiler de Car2Go, o vales para la Google Play. Tras un cuestionario básico, tú decides que más informaciones compartes. Otros proyectos como Datascoup o Wibson son antecedentes de esta nueva forma «win–win» de hacer negocio con tu huella digital.

Más complejo es sacar algo positivo de ceder tu capacidad de computación (y la electricidad consumida) a las empresas operadoras de criptomonedas. Sus turbios antecedentes, con el uso fraudulento de ordenadores mediante lo que se ha llamado «cryptojacking», ha dado paso a algunos intentos de hacerlo contando con tu aceptación. Es el caso del programa de minería de datos llamado Coinhive, diseñado para generar la moneda digital monero. Se integra fácilmente en una web y aprovecha el poder de computación de los visitantes. Por tanto, no necesita instalar software malicioso, ya que es suficiente que un usuario se conecte a un sitio para que explote la potencia de procesamiento de su ordenador. Bueno, al menos no nos hackean, ¿pero qué sacamos nosotros? The Pirate Bay, una de las principales webs de descarga de películas y música, utilizó Coinhive «en pruebas» con el objetivo declarado de prescindir de la publicidad, pero garantizándose seguir ganando dinero con su tráfico gracias a lo que les pagarían los operadores de la criptomoneda. O sea, que el usuario no vería tantos anuncios a cambio de ceder capacidad de computación. No parece mucho si lo que vendes es el alma digital de tu ordenador.

Últimas noticias