• La vuelta al trabajo de Pablo Sáez, el novio de David Delfín

La vuelta al trabajo de Pablo Sáez, el novio de David Delfín

El fotógrafo, última pareja de David Delfín, intenta retomar su vida apoyado por sus amigos en común con el diseñador.

Las vidas de David Domínguez, el nombre real de David Delfín, y de Eleonora Dominguín, aka Bimba Bosé, parecen escritas por el mismo guionista (con bastante mala leche). La moda y la música les presentaron, pero sus almas les unieron. Tanto que hasta su despedida de este mundo contiene ciertos paralelismos. La misma y cruel enfermedad les hizo abandonar Madrid antes de tiempo y decir adiós a dos chicos jóvenes que habían iluminado sus últimos años. Tanto Charlie Centa como Pablo Sáez –el primero, novio de Bimba y el segundo, de David– tuvieron que hacer frente al cáncer de sus parejas a los pocos meses de haber empezado la relación. Y los dos se mantuvieron al lado ellos cuando las cosas se pusieron difíciles y feas, demostrando una madurez no esperada en personas tan jóvenes.

Pablo es quizá el más desconocido de todos. Su perfil discreto, que le hacía no siempre acompañar a David a los eventos a los que asistía, se compensaba con su presencia en redes, donde no escatimaba elogios hacia David ni tenía problema en demostrar el amor que se profesaban. De hecho, ambos se dedicaban bonitas frases en sus perfiles. Se conocieron en una sesión de fotos en 2015 y desde entonces se volvieron inseparables. Pablo ha estado con él durante todo este tiempo e incluso fue el encargado de retratar a David tras la operación a la que se tuvo que someter. Aquellas fotografías en blanco y negro, que mostraban unas importantes cicatrices (caprichos de la vida, David llevaba tatuado «muestra tu herida», un leitmotiv de una de sus colecciones), ilustraron el reportaje de la edición española de la revista «Vogue» en la que el diseñador hablaba por primera vez en una entrevista de su enfermedad: «Se ha portado... no me puedo sentir más cuidado», aseguraba el diseñador sobre su novio. «Reconozco que para él ha tenido que ser complicado».

Si bien es cierto que Pablo no quiso viajar hasta Málaga, donde se le incineró junto a su familia, sí estuvo presente en el velatorio que se organizó en el Museo del Traje el pasado domingo, al que acudieron gran parte de los amigos del malagueño (y eso que a muchos de ellos les pilló lejos de la capital). Esta semana la actividad de Pablo no ha bajado en las redes sociales y hemos podido ver cómo en su perfil de Instagram seguía recordando a su novio. Su despedida conmocionó a todo el mundo: «Vamos a suponer que digo verano, escribo la palabra “colibrí”, la meto en un sobre y la llevo colina abajo hasta el buzón. Cuando abras la carta te acordarás de aquellos días y lo mucho, muchísimo, que te quiero», escribía en su perfil. Dos días después publicaba una foto de los dos juntos en la que le deseaba buenas noches a David. Ayer viernes subía una foto donde se mostraba, del puño y letra de David, las palabras «Mi Pablo». Pero la vida sigue y si bien es duro, el fotógrafo ha retomado su actividad profesional. Ha comenzado ya a trabajar esta semana (también lo ha mostrado en las redes sociales). Su ritmo había descendido en los últimos meses debido a la enfermedad de David, pero ha colaborado durante su joven carrera con cabeceras como «Hercules» o «L’Officiel Hommes» España. Además, cuenta con el apoyo de los amigos de la pareja, que no dejan de preocuparse por su estado anímico.

GORKA POSTIGO

Los paralelismos entre Bimba y David no terminan en sus últimas relaciones sentimentales. Todo lo contrario. En sus inicios, cuando eran unos jóvenes que ponían el mundo de la moda patas arriba, ambos fueron novios de dos hermanos Postigo: David, en el caso de Bimba, y Gorka, en el de David. Este último, además, estuvo muy vinculado a la imagen de la firma al ser el fotógrafo de todas las campañas. Formó con David un tándem creativo irrepetible y fueron durante mucho tiempo una de las parejas más respetadas de la industria. Tras el fallecimiento de David parece que a Gorka le va a tocar liderar o formar parte del homenaje que el Ministerio de Cultura quiere ofrecer al diseñador coincidiendo con la entrega del Premio Nacional de Diseño de Moda.

UN METEORITO

Pelayo Díaz, su otra pareja estable, apareció como un meteorito en la vida de David dispuesto a revolucionarlo todo. Y así fue. Durante tres años pudimos verlos en todo tipo de eventos, programas de televisión, desfiles, etc. Quizá por la popularidad que otorga la televisión, el estilista de «Cámbiame» –toda una referencia en moda masculina antes de ser estrella de la pequeña pantalla– ha sido uno de los focos de atención estos días tras el fallecimiento de David. Y es que, si bien su relación se acabó hace unos años, siempre han dado ejemplo de cómo mantener las formas tras una ruptura. Díaz no lo ha pasado bien estos días. La enfermedad de su ex le afectó desde el primer momento y el fatal desenlace ha tenido también su efecto en el «influencer». Lo ha demostrado en las redes sociales y también en el programa en el que participa. En el homenaje que se le ofreció el pasado miércoles tuvo que contener las lágrimas cuando se refería a él: «El mundo entero siente tristeza, pero también gratitud por lo que nos ha dejado», aseguraba. «Ha sido una pérdida muy dura para él», afirman los que le conocen.