Chanel, hasta luego cocodrilo

La marca francesa decide abandonar las pieles exóticas para crear moda con materiales acordes a sus principios éticos y de calidad

  • Desfile de la colección que Karl Lagerfeld presentó en marzo en la Fashion Week de París
    Desfile de la colección que Karl Lagerfeld presentó en marzo en la Fashion Week de París

Tiempo de lectura 2 min.

05 de diciembre de 2018. 01:39h

Comentada
Concha García.  5/12/2018

ETIQUETAS

La elegancia característica de Chanel abandona las pieles exóticas tras más de 100 años produciendo en la alta costura. Bruno Pavlovsky, presidente de moda de la marca de ropa, ha explicado en una entrevista a «Women's Wear Daily» (WWD) la decisión de privar de estos materiales a sus productos de lujo e inventar una nueva gama con el uso de otros elementos. Son los pelajes y las pieles de cocodrilo, serpiente, raya y lagarto las que van a desaparecer de su mercado, aunque no promete que, de momento, dejen de contar con todos los tipos que utilizan actualmente en sus productos. El objetivo de Chanel es el de mantener como principal propósito que sus creaciones no se alejen de los patrones estéticos y de calidad propios de la firma, lo que tranquiliza a los fanáticos y seguidores.

«Cada vez es más difícil encontrar pieles que cumplan los estándares de calidad y diseño de la marca», explicaba Pavlovsky según «Le Figaro», por lo que centrarán la investigación y el desarrollo en textiles y cueros generados por industrias agroalimentarias que no se alejen de los valores estéticos ni éticos de la marca. «El futuro de los productos de alta gama vendrá dado por el saber hacer de nuestro «atelier» y sus capacidades», confía Pavlovsky poco antes de su desfile «Métiers d'Art» celebrado ayer, en el Museo Metropolitano de Nueva York.

Fue hace pocos años cuando las grandes marcas de ropa se unieron contra el maltrato animal y dejaron de fabricar con pieles. Las primeras en estrenarse en este movimiento «anti crueldad» fueron Versace, Armani, Gucci, Michael Kors y John Galliano. Poco a poco, se fueron introduciendo en la lista otras firmas como Tom Ford o Jean Paul-Gaultier y, durante este año, las apuestas éticas han venido de la mano de DKNY, Burberry y Chanel.

Las protectoras lo celebran

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) ha emitido un comunicado celebrando esta decisión de la marca francesa con «el vuelo de corchos de champán». El organismo, con base en Estados Unidos y tres millones de miembros y partidarios, fue fundado para establecer y defender los derechos de todos los animales. Ahora, ante esta situación y siguiendo uno de sus objetivos, pretende concienciar sobre las ventajas de los recientes avances textiles, que han hecho que «la piel sintética y el cuero vegano sean más sostenibles e infinitamente personalizables», declara en una publicación en la página web oficial, por lo que no hay razón «para criar o matar más animales por la moda». De esta manera, PETA hace un llamamiento a otras firmas, como Louis Vuitton, para que «sigan el ejemplo de las «dobles C» icónicas y hagan lo mismo».

Últimas noticias