Hawkers, las gafas de sol de los famosos, siempre a la última

El éxito arrollador de la marca española trasciende su disruptivo marketing digital. Su altísima calidad y su precio son decisivos

  • El DJ y productor norteamericano Steve Aoki es el protagonista de una de las últimas ediciones limitadas de Hawkers
    El DJ y productor norteamericano Steve Aoki es el protagonista de una de las últimas ediciones limitadas de Hawkers
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

06 de julio de 2018. 22:20h

Comentada
Juan D. Carvajal.  Madrid. 6/7/2018

ETIQUETAS

¿Por qué unas gafas de esta firma de Elche tienen la misma calidad que otras de una marca «top» y, sin embargo, cuestan hasta menos de la mitad? El jefe de producto de Hawkers, Alessandro Fedalto, un profesional reconocido en este sector con más de 30 años de experiencia y 50 millones de unidades a sus espaldas, comenta que esta ventaja competitiva «responde a tres secretos». En primer lugar, a la eficiencia en la cadena de suministros en Asia.

«Tenemos líneas de fabricación exclusivas –señala–. Nuestros procesos automatizados son muy innovadores y permiten producciones ajustadas. Es un sistema que inventó Toyota hace años. Además, las máquinas son las más rápidas, lo que nos permite fabricar mucho en menos tiempo. La eficiencia en la cadena de distribución es un segundo factor. «Al vender mucho online reducimos enormemente los costes». Y el tercero es que «renunciamos a ganancias como marca; preferimos ganar menos por unidad y vender más. Esta filosofía hace que tengamos un ticket medio de 25 euros, mientras que el de Luxxotica es de 110 euros».

Las gafas de esta empresa, cuyo accionista de referencia es el fondo de inversión O’Hara, a cuyo frente está el empresario Alejandro Betancourt, se ensamblan en China, aunque algunas colecciones como la realizada para El Ganso, se hacen en Italia. «El nivel de calidad que nos autoexigimos es más elevado que el de cualquier otra marca. Nuestros estándares de calidad son mucho más estrictos que los de esta industria en general».

A pie de fábrica, cuenta con un equipo permanente de profesionales españoles, italianos y asiáticos que revisa el cien por cien de las gafas. «No sólo nos preocupa el resultado. Hacemos seguimiento de toda la cadena de valor, desde la materia prima al “packaging”». El jefe de Producto apunta que «al final, existe una relación intrínseca entre calidad y recursos humanos» en esa verificación. «Contamos con un grupo de técnicos experimentados capaces de resolver rápidamente cualquier problema que surja», señala.

Hasta hace dos años, las monturas eran de policarbonato. Pero ese espíritu retador de Hawkers llevó a sus responsables a apostar por materiales más avanzados como el nylon, el mejor que se usa hoy en día, y el grilamid TR 90. El primero hace que sean extremadamente ligeras y de gran resistencia. El otro, un componente innovador, derivado de la poliamida ligera, es extremadamente flexible al tiempo que ligero y resistente a impactos y elevadas temperaturas. Ambos tipos de marco se emplean para las gafas de sol de carácter deportivo. En cambio, las de tipo más formal se elaboran a base de finas laminas de acetato moldeadas y pulidas que se pueden policromar con tonos intensos. Este resistente plástico vegetal hace que las monturas sean muy sólidas, pero también livianas y elasticas. «Éste es el material que empleamos para las ediciones especiales ya que nos permite jugar más con los colores. Muchos de ellos son exclusivos, los desarrollamos nosotros. También tenemos técnicas propias de laminación».

Las lentes propiamente dichas son aún más cuidadas. Los estándares de la casa son más rigurosos aún que los convencionales y cuentan con los certificados más exigentes de la industria, así como de las autoridades sanitarias. En la primera etapa de la envidiada compañía ilicitana, «las hacíamos con un material muy bueno, el polímero de acetato». Pero en su afán de mejora y, sobre todo, de búsqueda de unos que tuvieran un mayor índice de transmisibilidad, le ha llevado a echar mano del nylon, en el que éste está en torno al 92%. «Desde luego, –recuerda el jefe de Producto– el mejor que existe es el vidrio, que alcanza el cien por cien, aunque se emplea muy poco. Nosotros vamos a empezar a utilizarlo en algunas colecciones y ya estamos haciendo prueba con tritan, un tipo de plástico libre de BPA (Bisphenol A), muy resistente, duro, ligero y transparente. Esta cualidad lo hace especialmente atractivo».

Las gafas, que llevan con mucho orgullo y prestancia un sinfín de «celebrities», ha desarrollado ya varias ediciones limitadas de famosos de diferentes ámbitos que han cosechado éxitos rotundos. Las colecciones del DJ Steve Aoki, la actriz Paula Echevarría, el barcelonista Messi, el piloto Alex Rins o el «influencer» Juanpa Zurita. Las creaciones de Hawkers aúnan calidad, diseño, glamur, frescura... a un precio imbatible.

Un acero inoxidable especial

Los marcos de metal en las gafas de sol son de nuevo tendencia. El tópico ése de que las modas siempre vuelven se hace una vez más realidad. Eso sí, los creadores siempre tratan de actualizarlas. Una puesta al día en diseño y materiales. Hawkers también ha avanzado en esta línea. Una innovación que también los clientes están sabiendo apreciar. No utiliza cualquier acero inoxidable. Sus responsables de producto han apostado por uno que suministra una compañía alemana y que es idéntico al que se emplea en la industria médica. Un acero inoxidable que, por tanto, es sinónimo de seguridad, resistencia, calidad, flexibilidad y durabilidad.

Últimas noticias