• Uno de los modelos durante el desfile de Palomo Spain en Nueva York
    Uno de los modelos durante el desfile de Palomo Spain en Nueva York /

Palomo Spain regresa a Nueva York

El modisto español presentó su más reciente colección ayer en los Piers de Manhattan, una propuesta inspirada en los Ballets Russes de Serguéi Diáguilev y en la España profunda de principios del siglo XX

Image
-
Palomo Spain regresa a Nueva York

Alejandro Gómez Palomo ha recurrido a los libros de Historia para encontrar la inspiración de su colección otoño invierno 2019, que presentó ayer en la Fashion Week de Nueva York. Durante la Primera Guerra Mundial la famosa compañía de danza creada por Serguéi Diáguilev, los Ballets Rusos, se refugió en España con la protección de Alfonso XIII. Su estadía en nuestro país produjo un intercambio cultural que marcaría en adelante el gusto y la estética españoles y que también tendría una gran influencia en la compañía de danza, que se inspiró en el folklore que aquí conoció para crear un repertorio de temática española que dieron a conocer en toda Europa. De ese contacto nació el icónico “El sombrero de tres picos”, con música de Manuel de Falla y coreografía Léonide Massine.

Esta fusión de culturas y tradiciones sirvió de punto de partida para Palomo para diseñar su nueva colección. El modisto español no había participado en la pasarela de Nueva York desde su exitoso debut allí hace dos años, cuando cautivó a los neoyorquinos, un público difícil de sorprender. En esta ocasión, su colección parte de la sastrería masculina, por lo que propone abrigos, chaquetas, trajes y pantalones realizados con los códigos clásicos de la alta sastrería en gris, rojo, azul noche y negro.

El toque “femenino”, ya una de las caracterísitcas de Palomo Spain, lo ponen esta vez vestidos, faldas a la cintura, monos y tops, así como algunas transparencias, detalles en plumas y guantes largos. Como lo masculino y lo femenino, contrastan las piezas entalladas al cuerpo -que simulan los trajes del ballet- con los volúmenes de faldas, vestidos y lazos.

Su Andalucía natal está presente en conjuntos tipo pijama de lunares en verde esmeralda sobre azul marino o en otro de pantalón ancho y americana naranja realizado en seda. Los lunares son el hilo conductor de la colección y aparecen en formato XXL o en su forma más sutil, como detalles en zapatos, guantes, tops y, especialmente, en un elegante vestido blanco semitransparente de mangas voluminosas y salpicado de lunares negros.

Los accesorios, por su parte, merecen mención especial: los guantes en cuero y ante; los zapatos, hechos en Valverde del Camino, en charol, en seda de lunares, ante y specchio; el Tote Bag y el mini Doctor Bag, hechos en Ubrique, en multitud de prints, y los sombreros, confeccionados en Sevilla por Reyes Hellín, consisten en el clásico sombrero cordobés reinventado en charol y con un ala exageradamente ancha.