Una navidad «a cuadros»

El estampado tartán, típico de Escocia, elegante y sencillo, es el rey de estas fechas.

El estampado tartán, típico de Escocia, elegante y sencillo, es el rey de estas fechas.

Si hay algo que he aprendido este año es que en Navidad se puede ir elegante y sencilla gracias a algo tan simple como el estampado tartán. Y eso se lo debo a mi compañera de páginas, empresaria, icono de estilo y coleccionista de moda Carmen Lomana. Fue ver su vestido de Alexander McQueen (una joya de la colección The Widows of Culloden), que exhibió en el Museo del Traje, y tener claro que si algo le sienta bien a las Navidades son los cuadros. Quizá en parte por eso Marc Jacobs es uno de los diseñadores que destacan esta temporada para vestir la Nochebuena. Lo comprobamos gracias a un diseño que presenta en su colección de otoño-invierno, seguramente la más aclamada de sus últimos trabajos, en la que, además de presentar unas formas «oversize» que darán mucho que hablar, nos ha mostrado un vestido como el que ilustra estas líneas. El corte asimétrico del pecho, el uso de materiales cálidos y el toque punk que le da con las tachuelas que nos encontramos en el punto de unión entre los dos materiales que ha usado para su confección lo convierten en una pieza imprescindible. Y es que estas fechas para muchos son calidez, una mesa repleta de comida y un ambiente tranquilo, y todo eso lo representa este diseño. Si lo que buscamos es un punto más disco, la solución la podemos encontrar en Zara, que presenta una colección pensada para conquistar estas estos días. Como en el caso de Marc Jacobs, se trata de un vestido muy sencillo y de manga larga, esta última una propuesta que muchas mujeres olvidan para sus vestidos y que, sin lugar a dudas, es una de las opciones más elegantes que vamos a poder encontrar en nuestro guardarropa. La decoración de pedrería que se repite en la parte superior y que va bajando en intensidad conforme se acerca al suelo convence básicamente porque se presenta en su justa medida, lo que convierte a este vestido en un propuesta elegante para una cena en familia y que, como sucedía con Jacobs, no da la sensación de «overdress» (es decir, de estar más vestidas de lo necesario). Y la idea de de ir ataviadas de más la conseguimos vencer también si apostamos por unos zapatos sin tacón, pero que resultan igualmente elegantes. Los «slippers» con decoración de «strass» (en Miu Miu lo hacen como en ningún sitio) resulta la mejor opción: son elegantes y cómodos a partes iguales. Y es que si cabe la posibilidiad de tener que movernos mucho esta noche, mejor ir preparadas para ello. Las piezas más espectaculares las reservamos para el bolso y los pendientes. En el primer caso jugamos con el terciopelo y un potente cierre que dé carácter al bolso, mientras que para las orejas preferimos algo más moderno, un detalle de brillo.