Del Pozo, sobre las agencias: «No consentiré que se cobre sin trabajar»

Garantiza que los empleados públicos «no tienen nada que temer»

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ayer en la comisión parlamentaria / Foto: La Razón
La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ayer en la comisión parlamentaria / Foto: La Razón

Garantiza que los empleados públicos «no tienen nada que temer»

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, rechazó ayer de plano las sospechas que está sembrando el PSOE sobre los hipotéticos despidos en las agencias públicas y demás entes de la Junta, remarcando que «no tengo predisposición de despedir a nadie». Eso sí, puntualizó que no consentirá que «alguien acceda a un empleo público de manera indebida o que cobre sin trabajar». Del Pozo hizo estas valoraciones en la comisión parlamentaria de Cultura, donde el PSOE le preguntó sobre el nuevo catálogo de puestos de trabajo de la Agencia de Instituciones Culturales. La consejera garantizó, en relación a la plantilla de este organismo, que todos los trabajadores «van a estar organizados, van a tener sus direcciones de referencia y estarán incentivados», no sin antes recordar que su departamento está abordando una reorganización de la agencia para hacerla «más operativa». «Me he encontrado con buenos profesionales en los teatros, museos y yacimientos y no tienen nada que temer. Gente con experiencia y comprometida con la cultura, aunque algunos están desmotivados», lamentó la consejera.

Junto a ello, apuntó que los problemas estructurales y de funcionamiento de la agencia «son visibles» y recordó que la auditoría interna concluye que el organismo es «sólo parcialmente un medio idóneo para las funciones que desempeña» y que existen «duplicidades con algunos servicios de la consejería».

Por su parte, el parlamentario socialista Francisco Javier Fernández reprochó a Del Pozo que criticara el capítulo de personal. «Es como si en un hospital se prescinde de los médicos», señaló, además de acusar a la consejera de «querer meter miedo en el cuerpo a los trabajadores».