MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
08:00
Actualizado

El acuerdo entre PP y Cs para descabalgar al PSOE de la Junta está «más cerca»

La reunión de ayer de los equipos de trabajo finalizó de manera abrupta, lo que provocó cierta tensión al implicar un nuevo retraso, pero volverán a reunirse mañana para intentar acabar de «perfilar» el pacto

  •  Juan Marín coincidió ayer en la entrega de los Premios Azvi con el consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública en funciones, Antonio Ramírez de Arellano (Foto: Manuel Olmedo)
    Juan Marín coincidió ayer en la entrega de los Premios Azvi con el consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública en funciones, Antonio Ramírez de Arellano (Foto: Manuel Olmedo)

Tiempo de lectura 4 min.

19 de diciembre de 2018. 22:18h

Comentada
20/12/2018

El pacto está «más cerca» aunque tras la reunión de los equipos de trabajo designados por PP-A y Ciudadanos (Cs) para alcanzar un acuerdo programático en la tarde de ayer aún no había logrado sustanciarse «al cien por cien», según trasladaron a LA RAZÓN fuentes del partido naranja, que dio por finalizado el encuentro de una forma un tanto abrupta, lo que provocó cierta tensión al suponer un nuevo retraso que los populares no saben a qué obedece. Las negociaciones que de culminar con éxito permitirían a ambas formaciones hundir los dedos en el polvo de información acumulada durante más de tres décadas de calcomanías de gobiernos socialistas, no están siendo fáciles. De hecho, los grupos de trabajo volvieron a emplazarse para otra cita que se celebrará mañana en el Parlamento, antes de la cual podría haber intercambio de documentos a «estudiar» y conversaciones telefónicas.

Desde ninguna de las dos formaciones disimulan que tienen un objetivo común: mandar al PSOE liderado por Susana Díaz, la presidenta de la Junta en funciones, a la oposición, si bien aún queda por delante trabajo de lima. El mayor escollo para acabar con la demora ha estado hilvanado al bloque de regeneración democrática, en particular a dos asuntos: la dimisión de los cargos públicos que se conviertan en investigados en causas judiciales por corrupción, que los naranja quieren que se les pidan sus actas si son encausados, y la eliminación de los aforamientos. En relación a estos últimos, Cs pretende impulsar su supresión desde la Cámara andaluza mientras el PP quiere que esa cuestión se enmarque en una posible reforma de la Constitución española, por lo que debería abordarse a nivel nacional para evitar asimetrías territoriales. Entre las medidas que intentan consensuar en ese apartado que implicará una nueva ley anticorrupción, se encuentran también formas de evaluación de las políticas públicas, la creación de un hipotético estatuto del denunciante de buena fe o el desarrollo de un reglamento de transparencia. El documento sobre el que se labra incluye auditorías de las cuentas públicas y armar la comisión de investigación sobre lo que ocurrió en la extinta ex fundación Faffe del Ejecutivo autonómico, que ya se aprobó en la pasada legislatura. Con todo, no es sólo lo ligado a ese área lo que falta por cerrarse, populares y naranjas tienen que terminar de «perfilar» además puntos ligados a otras áreas programáticas, de acuerdo a lo admitido por las fuentes consultadas por este diario. De los entresijos del diálogo no ha salido aún Vox. El apoyarse o no en la docena de escaños que esa fuerza logró la noche del pasado 2 de diciembre es otra de las aristas de un acuerdo que desde el PP aseguraron «va por buen camino». El sí programático abrirá la puerta a hablar de la configuración de la Mesa del Parlamento y de la del propio Gobierno andaluz. Hay quien desde los círculos próximos a los negociadores ya baraja una estructura: «Seis carteras para uno y otras seis para otros, incluyendo la Presidencia en uno de los casos», lo que supondría una reducción de dos departamentos respecto a la actual.

La fecha

27

de diciembre próximo, es un día clave al ser cuando está prevista la constitución del Parlamento de la undécima legislatura andaluza. PP y Cs deberían sellar su pacto antes.

Marín reprocha al PSOE que ahora meta miedo con que «viene la derecha»

El candidato de Ciudadanos (Cs) a la Presidencia de la Junta, Juan Marín, se mostró ayer «convencido» de que «habrá acuerdo» de gobierno con el PP-A y no dudo en hacer un reproche al que fuera su aliado la pasada legislatura: el PSOE-A. En una entrevista en la Cadena Cope, el líder autonómico de Cs criticó que los socialistas se agarren ahora a mensajes del tipo «cuidado que viene la derecha», cuando hasta hace tres días no consideraban a Ciudadanos como tal, hasta el punto de que acordaron con ellos un pacto de investidura sin problemas. Para Marín, la división entre «la izquierda y derecha», la política que calificó de «rancia», las tiene los andaluces «muy superadas». En ese sentido, defendió la decisión de su partido de buscar un acuerdo con los populares andaluces.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs