El ex consejero Vallejo maniobra para apartar a Alaya de su juicio en Invercaria

El ex consejero de la Junta Francisco Vallejo
El ex consejero de la Junta Francisco Vallejo

Hablar sin «bozal» puede acarrear consecuencias. La magistrada de la Audiencia de Sevilla Mercedes Alaya lo está comprobando. Si sus últimas declaraciones en charlas y medios de comunicación han provocado que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abra diligencias informativas por lo dicho respecto a la Fiscalía, sus palabras han tenido además otra derivada. El ex titular andaluz de Innovación, Ciencia y Empresa Francisco Vallejo ha presentado un incidente de recusación contra la jueza en la pieza del «caso Invercaria» centrada en el préstamo de 1,1 millones que la sociedad de la Junta que da nombre a la causa concedió en 2008 a la empresa Servivation. El ex consejero está encausado en ella por los presuntos delitos de prevaricación y malversación –también lo está en la rama política del «macroproceso» de los ERE– por los que la Fiscalía le pide seis años de cárcel, y Alaya –instructora originaria de los ERE– ha sido designada ponente del tribunal que lo juzgará, por lo que redactará la sentencia que diseñará junto a otros dos magistrados.

En una diligencia de ordenación, a la que tuvo acceso LA RAZÓN, el letrado de la Administración de Justicia de la Sección Séptima de la Audiencia, a la que pertenece la magistrada cuestionada, da diez días a Vallejo para subsanar el «defecto observado de no acompañar poder especial para dicha recusación». Según fuentes judiciales, el paso dado por el ex consejero estaría ligado a las declaraciones de Alaya relativas a las «presiones» del PSOE, al que acusó, entre otras cuestiones, de haber llegado a un presunto pacto político con el PP para evitar que siguiera instruyendo «macrocausas» como la de formación.