El juzgado de los ERE tendrá dos jueces y, si se incorpora Alaya, tres

El TSJA descarta rescatar a Iván Escalera, pese a que ya conoce el caso

El presidente del TSJA, Lorenzo del Río, se desplazó ayer a Sevilla
El presidente del TSJA, Lorenzo del Río, se desplazó ayer a Sevilla

El juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla encargado de la causa de los ERE fraudulentos contará a principios de la próxima semana con un juez más de refuerzo. La magistrada titular, Mercedes Alaya, está de baja desde mediados del mes de septiembre al sufrir fuertes cefaleas. Es poco probable que el último parte presentado, de 20 días, sea el último. La juez de adscripción territorial Ana Rosa Curra se ocupa en estos momentos en solitario del juzgado. Es imposible que sola pueda con las tres macrocausas abiertas: además de los ERE, que acumula más de 20.000 folios de sumario, otras dos líneas de investigación del caso Mercasevilla y las diligencias contra el máximo accionista del Betis.

La decisión la avanzó ayer el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, que visitó el juzgado y mantuvo un encuentro con la magistrada Ana Rosa Curra, la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra y el presidente de la Audiencia provincial, Damián Álvarez. Esta solución era la más esperada, porque otras que se habían barajado en los últimos días, como un juzgado bis, entrañan más dificultad y retrasarían la activación inmediata de las distintas causas, que es lo que pretende el Alto Tribunal. El nuevo juez puede ser de adscripción territorial, como Ana Rosa Curra, o en comisión de servicio. El propósito es que permanezca en el juzgado como mínimo seis meses y hasta uno o dos años si es necesario. De esta forma el TSJA provee una estructura con cierta estabilidad. En el momento en el que Alaya se incorpore, pasarían a ser tres los magistrados. Hay que recordar que Alaya ya tuvo un juez de refuerzo, Iván Escalera, que dejó el juzgado a finales de diciembre porque se le cumplió el contrato de seis meses. Escalera tiene destino en un juzgado de lo Social y, pese a que se conoce el caso de los ERE porque tuvo que continuar con las diligencias cuando se dio de baja Alaya, «en principio no» opta a ser el próximo juez de refuerzo, señaló Del Río.

La clave fundamental está en saber qué juez se ocupará de la macrocausa de los ERE. A Del Río le dirigieron numerosas preguntas sobre este asunto. Y aclaró que serán los dos jueces los que se repartan las causas abiertas. Previa opinión de Mercedes Alaya, con la que tenía previsto volver a hablar ayer por la tarde el presidente del TSJA. Puede incluso que los dos jueces trabajen en los ERE porque el caso tiene piezas separadas de bastante envergadura, como la existencia de empresas pantalla para blanquear y repartir el dinero de las comisiones irregulares que en estos momentos ocupa una de las principales líneas de investigación de la Guardia Civil.

Del Río también tenía previsto ayer un encuentro con el consejero de Justicia, Emilio de Llera, ya que otra de las peticiones del TSJA es que se incorporen otros dos funcionarios al juzgado. De Llera respondió, a través de un comunicado, que va a «estudiar» la petición, ya que entiende la situación «excepcional» del juzgado.