El Supremo confirma la condena a Martín Serón por el «caso Troya»

La RazónLa Razón

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado contra la sentencia de la Audiencia de Málaga que condenó al alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón (PP), y al concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra, por un delito de cohecho en el denominado «caso Troya», a sendas penas de un año de suspensión de empleo y cargo público, y a una multa de 200.000 euros.

La Audiencia malagueña consideró probado en un fallo judicial hecho público en enero de 2012 que ambos, que continúan al frente de sus cargos en el Consistorio malacitano, exigieron 122.000 euros a un empresario de la construcción para concederle una licencia de obras.

En la vista pública celebrada el pasado 4 de junio en el Supremo, la Fiscalía solicitó que se mantuviera la condena impuesta al regidor, argumentando que el proceso judicial al que fue sometido se realizó «con todas las garantías», negando así incorrección o volatilidad en la imputación por cohecho. La defensa, por su parte, mantuvo que Martín Serón, detenido en Marbella en enero de 2007 cuando se disponía a asistir a un mitin del actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue juzgado y condenado por un hecho por el que «nunca había sido imputado» y alegó indefensión, que califica el Supremo de «más teórica que real», al tiempo que niega que la defensa se haya visto en «inferioridad de condiciones». De igual modo sostiene en su resolución que es «hiperbólico» hablar de acusación «sorpresiva», porque los hechos por los que ha sido condenado estaban «presentes» desde el inicio de las actuaciones.

Tras la sentencia, el secretario de Política Municipal del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, afirmó que los dirigentes del PP andaluz y malagueño «han quedado retratados por su apoyo incondicional» al regidor y al concejal de Urbanismo, por quienes «pusieron la mano en el fuego y se han acabado quemando tras casi siete años de apoyo incondicional». «La farsa del PP en torno a Martín Serón llega a su fin», subrayó, para incidir en que «es el momento de que los populares actúen con la responsabilidad que no han tenido en los últimos siete años y acaten la decisión de los tribunales». Para Conejo, la decisión del Supremo «obliga al PP y al alcalde a abandonar el discurso de la persecución policial y judicial y tomar la senda de la responsabilidad y el sentido común».

Por su parte, el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, confirmó que en los próximos días se tomará una decisión sobre el alcalde, al tiempo que expresó que su formación política es «absolutamente respetuosa, de forma escrupulosa, con todas las decisiones judiciales».