MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
09:24
Actualizado

El veto de Cs descoloca al PSOE

Juan Marín va un paso más allá y asegura que su partido tampoco se abstendría ante una posible investidura de Susana Díaz

  • El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, con su equipo / Manuel Olmedo
    El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, con su equipo / Manuel Olmedo
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

12 de octubre de 2018. 21:07h

Comentada
F. M..  Sevilla. 13/10/2018

Recuerdan los más escépticos que durante la campaña electoral de las autonómicas andaluzas de 2015 Ciudadanos ya prometió que no pactaría con el PSOE de Susana Díaz. De hecho, el programa electoral con el que se presentó la formación naranja a los comicios decía en su preámbulo que «el dominio desde 1982 de la política andaluza por parte del PSOE, unas veces apoyado por mayorías absolutas parlamentarias, otras veces apoyado por Izquierda Unida, ha propiciado la creación de una tejida red clientelar que ha generado corrupción y abuso de poder». Todo eso no impidió que, finalmente, Cs haya facilitado desde el Parlamento una plácida legislatura a Díaz. Ahora, parece, que no será así.

El anuncio de Juan Marín de que no facilitará la reelección de Díaz como presidenta ha descolocado al PSOE andaluz. Lejos de matizar sus palabras, el líder de Ciudadanos fue ayer un paso más allá y advirtió en una entrevista radiofónica de que tampoco de abstendrán en el caso de que fuerza necesario para desbloquear una hipotética investidura. La ruptura con el PSOE de Susana Díaz es total.

La estrategia de Cs obliga al PSOE a mirar sólo hacia su izquierda y las relaciones con Adelante Andalucía no son buenas. Esta situación «achica» el espacio del PSOE. Mientras la presidenta de la Junta califica de «amenazas» la postura de su antiguo socio, su «número dos» Juan Cornejo aseguró vía comunicado que es «una falta de consideración democrática especular sobre hipotéticos acuerdos, pactos o repartos de gobierno antes de que hable la gente de esta tierra».

El PSOE asegura que «tenemos un proyecto claro para defender a Andalucía, para seguir ganando en esta tierra en derechos y en libertades, ampliando las oportunidades de empleo y desarrollo y los servicios públicos, como ha venido haciendo el Gobierno de Susana Díaz en estos últimos años, y en base a estas propuestas vamos a trabajar para ganar la confianza mayoritaria de la ciudadanía andaluza». El problema es que ese «proyecto» del que habla Cornejo necesita de socios parlamentarios, toda vez que la fragmentación del Parlamento con el fin del bipartidismo es un hecho. La mayoría absoluta queda lejos para todos los partidos, incluido para el PSOE, al que todos dan como primera fuerza en las encuestas.

Por su parte, el Partido Popular, que hace días reclamaba a Ciudadanos a través de su presidente Pablo Casado que se comprometiera públicamente a no pactar con Díaz, asiste con escepticismo a este nuevo guion. Juanma Moreno señaló que no acaba de creerse la promesa de Cs porque «ya fue el propio Juan Marín quien en las pasadas elecciones de 2015 dijo que no iba a dar el apoyo a Susana Díaz; lo dijo y después no solo le dio el apoyo, sino es que Susana Díaz ha disfrutado de una mayoría absoluta gracias al apoyo de Ciudadanos durante estos tres años y medio», recordó.

Ahora bien, la decisión de Cs también abre la posibilidad al PP a un acuerdo con este partido en el caso de que la suma de escaños entre ambas formaciones alcance la mayoría de la Cámara, cifrada en 55. «Nosotros siempre hemos tendido la mano a entendernos y siempre hemos considerado que tenemos proyectos que pueden ser comunes en asuntos como el económico o la integridad territorial de España», dijo.

La precampaña ya ha arrancado y todos los partidos toman posiciones.

Últimas noticias