MENÚ
martes 20 agosto 2019
11:25
Actualizado

Emilio González Ferrín: «Al moro lo hemos colocado en el lugar del rojo»

El profesor de Estudios Árabes e Islámicos desmonta el mito de la Reconquista en “Cuando fuimos árabes” (Almuzara)

  • El profesor de Estudios Árabes e Islámicos Emilio González Ferrín
    El profesor de Estudios Árabes e Islámicos Emilio González Ferrín
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

25 de marzo de 2018. 20:58h

Comentada
Sevilla. 26/3/2018

“Cuando fuimos árabes” (Almuzara) desmonta el mito de la Reconquista porque insiste en que no hubo conquista musulmana en la península Ibérica. Dejando atrás la Edad Media, el autor mantiene que en el futuro habrá que tomar más en consideración a Rusia y China, las futuras potencias del siglo XXI. Estados Unidos ya lo está haciendo.

–¿Qué fue más mítico, el año 711 o el 1212?

–Pues el 711 fue totalmente mítico, pero el 1212 fue uno de los capítulos constitutivos más importantes de este país que llamamos España.

–¿Entonces no hubo invasión musulmana?

–Completamente de acuerdo. No hubo invasión musulmana porque el islam hasta el año 800 no pudo hacer nada, pero sin embargo en Las Navas de Tolosa en 1212 se expulsa a un contingente de gente que viene desde el norte de África y es el hito fundacional de la expansión de Castilla hacia el sur. Por eso hay que tenerlo muy en cuenta.

–¿Pero entonces qué es lo que pasó en la Edad Media?

–Pues dos cosas, una de ellas es que con el 711 lo que se reconoce es que hay una constante relación demográfica con el norte de África aparte de la cultural. Pero por ahí no entra el islam como cultura, lo hace como hizo el judaísmo y el cristianismo desde oriente. Con los barcos de Roma y Bizancio.

–¿Hay mucho de mentira en lo que nos han contado?

–El concepto de mentira no encaja con las narraciones históricas, son sólo modelos de interpretación. En un momento determinado se inventan un enemigo y luego se inventan otro. No es lo mismo lo que nos han contado en la Guerra Fría que lo que nos cuentan hoy. Al moro lo hemos colocado en el sitio del rojo. Es una teoría de sustitución, pero cualquier persona que sólo cree en una línea de entendimiento piensa que todo siempre ha sido así y esa es la gran mentira. Las cosas cambian.

–Pero hay algunas más ciertas que otras.

–Sí, depende de las reacciones que tenemos ahora. Si le digo que la situación de la mujer en Roma era mala no implica Roma que era mala. Simplemente es que aplicamos estos presentismos históricos según nos conviene. Nosotros no decimos que Sócrates tiene la culpa de la deuda de Grecia pero sí que el Corán tiene la culpa de determinadas cosas que pasan hoy en día en el islam.

–Claro, porque no hay ninguna relación entre el Corán y los problemas europeos con las poblaciones islámicas. ¿Verdad?

–Absolutamente ninguna, como tampoco la había entre la Biblia y Sendero Luminoso. El problema es que nosotros si establecemos ese lazo y ése es el peligro. Cuando el tonto musulmán quiere poner una bomba se presenta como musulmán en lugar de terrorista. Pues tratémoslo como terrorista y verás cómo se le anula el artilugio.

–Por lo que veo, esto de los mártires, de la yihad y de «allahu akbar» es un artificio para esconder otras cosas.

–Hay una forma divulgativa de explicarlo y otra compleja. La compleja es que no se ha producido una radicalización del islam sino que se islamizado la radicalidad. Es decir, quien hoy quiere poner una bomba se hace musulmán igual que en los años setenta se hacía comunista o se metía en algún grupo de la órbita soviética. No hay ninguna tradición y el islam no tiene nada que ver, es sólo una instrumentalización.

–O sea, que es verdad que el islam es una religión de paz y amor.

–Como lo puede ser el cristianismo o el judaísmo y la gente mata perteneciendo a esas religiones. No creo que haya ninguna religión limpia ni sucia, creo que es lo que hacemos nosotros con ella.

–¿Qué le parece en lo que ha quedado la Primavera Árabe?

–La Primavera Árabe, como la Revolución Francesa, lo que quería es acabar con todo el régimen anterior. Ahora veremos lo que hacemos con lo que tenemos entre manos. La Primavera Árabe querían acabar con las dictaduras, pero lo que ha llegado después en algunos casos ha sido la guerra civil, el continuismo o elecciones que han llevado al poder a los islamistas radicales, como ha pasado en Egipto, y por eso han dado un golpe de estado.

–¿Trump acabará con el terrorismo?

–Trump acabará con Estados Unidos, de hecho ya le está haciendo sitio a Rusia y a China porque se está retirando. Ése, con Turquía, va a ser el corazón del verdadero mapa de Oriente Medio, no si los moros serán buenos o malos. Los nuevos actores serán estos porque además los chinos ya están interesados en África. Cuando comiencen a hacer ruido comercial no lo veremos en el Telediario sino en nuestros bolsillos, cuando empiecen a subir los precios de las cosas.

Últimas noticias