Espido Freire saca de los cuentos a los malos de andar por casa

Los malos no sólo nos acechan desde las páginas de los cuentos, escondidos detrás de los árboles del bosque o alrededor de un caldero donde preparan pócimas malignas. Nada eso, están esperando en cada esquina la primera oportunidad que tengan para sacarnos el máximo jugo posible. Son las denominadas «personas tóxicas», a cuyas víctimas la escritora Espido Freire ha escrito un manual para sortearlas y salir indemnes de sus encuentros insanos.

«Los malos del cuento. Cómo sobrevivir entre personas tóxicas», editado por Ariel, da la claves para detectar a ese tipo de personas que se dedican a poner zancadillas a los demás y poder reaccionar con rapidez para no caer en sus redes. La autora ha realizado un trabajo de investigación con psiquiatras, psicólogos, periodistas, policías, historiadores y sociólogos, que le han ayudado a trazar el perfil básico de narcisistas, manipuladores, egocéntricos o psicópatas que nos acompañan en el día a día. En definitiva, analiza a aquellos «malvados» que no paran ante nada y ante nadie para conseguir sus objetivos aunque por delante vayan dejando un reguero de víctimas. También hace uso la ganadora del Premio Planeta en 1999 de los cuentos para mostrar la vigencia de personajes como la madrastra, las hermanastras, el príncipe azul o los bíblicos y malísimos Jacob y Caín.

Por este manual también se pasean las víctimas de los malos, que según la autora, a veces también participan del propio proceso de intoxicación cuando no se sabe atajar a tiempo una relación, sea de la naturaleza que sea, con la que se debe terminar antes de que ésta acabe con uno totalmente. «Los malos del cuento» pasa por un libro cercano al género de la autoayuda, que cuenta con algunas dosis de autobiografía por parte de Freire.