Excepciones al fuego catártico

Varias propuestas alternativas a la opción de saltar sobre la hoguera de San Juan

La Fundación Valentín de Madariaga inauguró ayer la muestra «Mirando a Murillo» (Foto: Ke-Imagen)

Varias propuestas alternativas a la opción de saltar sobre la hoguera de San Juan

Está claro que las próximas horas de descanso y dedicación cultural hay que enfocarlas a la Noche de San Juan. Saquen todo lo que tengan en el interior de los armarios, reduzcan el peso de los cajones, busquen lo inservible, lo que ya no quieran y lo que necesitan dejar de ver. No se corte porque éste es el momento de la catarsis para quemar lo malo y esperar lo bueno. Para rizar el rizo y que todo salga perfecto, también se recomiendan los ejercicios de introspección que mejoran el alma y logran un karma reluciente. En cualquier caso, un buen plan pasa por acercarse a las playas andaluzas donde durante la noche más corta del año habrá multitud de hogueras para dar la bienvenida al verano. Los que no tengan esa oportunidad, pueden disfrutar de estas horas de relax con otras opciones también apetecibles y catárticas.

En el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) no sólo se encuentra una de las mejores colecciones de la comunidad, también se ha convertido un espacio de referencia para asistir a las actuaciones más chispeantes de la temporada musical de la capital andaluza. Propuestas hay para todo tipo de sensibilidades y situaciones familiares, pero la de este fin de semana promete. De hecho, el viernes celebrarán el Día de la Música desde las 21 horas. Hoy le toca el turno a la segunda edición de Soulville, el festival dedicado a la música negra que esta noche esperar mostrar lo mejor del soul, funk o rytm and blues. El cartel lo forman Freedonia, Anaut, que homenajea a Otis Reding, y TT Sindicate. Sin salir del recinto de la Isla de la Cartuja, en este caso del Auditorio Rocío Jurado, el cantaor Miguel Poveda presenta las canciones de «Enlorquecido». El artista catalán actuará en uno de sus lugares preferidos para presentar las canciones de su último disco, con el que rinde homenaje a Federico García Lorca. No se pierdan a una de las voces que mejor ha sabido entender al poeta granadino y que además llega a Sevilla aclamado por un público que se vuelca en cada una de sus actuaciones. Por su parte, en el espacio La Térmica, en la capital malagueña, mañana se espera una noche dedicada al swing de la mano del grupo Dry Martina, que en los últimos años se han consolidado como uno de los más destacados representantes de la escena jazz en España. Además, desde las 20:30 horas habrá una clase de baile abierta organizada por Málaga Swing.

Cambio de tercio para insistir en una de las exposiciones del verano en la comunidad andaluza. «Warhol. El arte mecánico» realiza un repaso vital y profesional de uno de los grandes iconos de la cultura popular del siglo XX desde sus comienzos a finales de los años cincuenta hasta su muerte en 1987. La muestra subraya varios aspectos de su obra, como por ejemplo la innovadora forma en que Warhol aplica la idea de proceso a su polifacética obra seriada, los fuertes vínculos biográficos, su producción artística y su originalidad y talento para combinar de un modo transversal y cíclico diferentes técnicas, medios y repertorios iconográficos. De esta forma crea representaciones que son al mismo tiempo canónicas, por formar parte de la historia oficial del arte occidental, y simbólicas, por haberse insertado en el imaginario colectivo popular contemporáneo. Por su parte, en la Fundación Valentín de Madariaga se expone la muestra «Mirando a Murillo», que se enmarca dentro del proyecto «Tras la sombra de Murillo», en la que participan un grupo de artistas emergentes que proyectan su mirada hacia la obra y la influencia del pintor Sevilla. Además, con la subasta de estas piezas, que estarán expuestas hasta finales del mes de septiembre se esperan obtener fondos para personas con discapacidad, problemas físicos o familias con problemas de exclusión.

No podía faltar la recomendación literaria para quienes creen que la mejor purga es la que ofrece el sillón vacío, muchas horas por delante y un libro sin abrir. Joaquín Campos, que ya pasó hace unos meses por aquí con su anterior trabajo, «Veinte brotes», en Renacimiento, vuelve por estos lares con un poemario dedicado a la amatoria y el juego sexual sin complejos. Es enriquecedor saber que todavía hay personas que reconocen cuál es el mundo que les fascina y eso lo expresan sin ningún tipo de complejo. «Catres» es la recopilación poética que huele y se lee como su propio nombre indica bajo una intensa sensación y atmósfera sexual. «Mi poesía soy yo», adelanta el autor en una breve nota inicial del libro y no hay mucho más que añadir a esta pieza que habla de deseo, derrotas, piernas, enamoramientos súbitos además de estar aliñada con un buen puñado de anécdotas y técnicas amatorias. No tiene desperdicios.