González hubiera preferido un proceso «impecable» en septiembre

Sobre la candidata Susana Díaz: «No la conozco. Soy demasiado mayor ya»

La RazónLa Razón

SEVILLA- El proceso de primarias en el PSOE-A comienza a ser cuestionado por históricos socialistas. Ayer, el ex presidente del Gobierno Felipe González señaló que hubiera preferido que se desarrollara «en septiembre, con tiempo y con más medios». De esta forma, consideró que «la participación y el contraste» hubiera sido «más impecable». Asimismo, se mostró «extrañado» por el hecho de que en el proceso de captación de avales de los candidatos no se haya aceptado el apoyo a través de internet.

Cuestionado sobre la figura de Susana Díaz, dijo que no la conoce lo suficiente como para tener una opinión formada sobre la candidata. «Soy demasiado mayor ya, y en este relevo generacional a algunos los conozco más y a otros menos. A Susana no la conozco como para hacer una valoración». Sobre la situación que se abre en el seno del PSOE andaluz con una candidata diferente del secretario general del partido, José Antonio Griñán, aseguró que «la bicefalia existe», al tiempo que matizó que «no es necesariamente mala, intolerable o imposible». «Nunca he creído que eso (la bicefalia) no pueda ser gobernable seriamente en el partido, pero hay otros que sí lo han creído firmemente», subrayó.

El adelanto electoral es una posibilidad que va tomando forma y los dirigentes socialistas ya hablan abiertamente de ello. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, reiteró ayer en este sentido que los políticos «no tienen por qué contar sus estrategias» tras subrayar que «el futuro no está escrito». No obstante, puntualizó que en este momento, «no contempla» esta perspectiva, así como que quiere «terminar la legislatura, una legislatura muy complicada y lo digo por ese orden», insistió, indicando además que «otra persona dice: es una legislatura muy complicada, queremos terminarla y en este momento no se ve perspectiva, y hay alteración del orden pero no contradicción».

También quiso remarcar que, aprovechando la presencia del vicepresidente, Diego Valderas, que la relación entre IU y PSOE «no tiene ningún problema», aunque éstos, según añadió, «siempre nos vienen de fuera cuando te dicen desde el Gobierno que el objetivo de déficit es el que es –concretamente 2,8 millones de euros–, te dan menos dinero para el pago a proveedores o cuando recortan en la Ley de Dependencia».

Quién sí se mostró más crítica con la posibilidad de un adelanto electoral fue la vicesecretaria de Territorio y Medio Ambiente del PP-A, Alicia Martínez, quien advirtió de que Andalucía «no está para elecciones» sino para un Gobierno «estable que trabaje para salir de la crisis», algo para lo que considera necesario que Griñán aclare «qué va a hacer el tiempo que le queda» en el cargo, ya que Susana Díaz actúa de «presidenta in péctore».

En su opinión, los andaluces «hace poco» que fueron a votar para «castigar de forma importante» al PSOE-A y para poner de manifiesto que querían «un rumbo nuevo» en la comunidad liderado por los popular aunque, finalmente, PSOE e IU lo obviaran conformando el bipartito.

Es por eso, y pese a vaticinar que los andaluces volverían a dar su apoyo mayoritario al PP-A al conocerse ya «la profundidad» de casos de corrupción como el de los ERE o Invercaria, por lo que la dirigente popular insistió en que no es tiempo de convocar nuevas elecciones ni de que Díaz se erija como «presidenta de facto», sino de contar con un Gobierno que «ponga en marcha medidas y reformas que saquen a la comunidad de la crisis económica». «Susana Díaz ya ejerce de presidenta y ya está hablando de si dejará a Planas o no en su Gobierno», criticó.