MENÚ
miércoles 26 junio 2019
10:15
Actualizado

José Luis Sanz: «Podemos y Vox son dos extremos y al final los extremos se tocan»

“El PP habrá cometido muchos fallos estratégicos pero se ha tenido poca memoria. Se ha olvidado muy pronto que este país estaba al borde de la quiebra y llegó Rajoy y evitó el rescate”, señala el alcalde de Tomares

  • El alcalde de Tomares, José Luis Sanz / Foto: La Razón
    El alcalde de Tomares, José Luis Sanz / Foto: La Razón
Sevilla.

Tiempo de lectura 5 min.

21 de mayo de 2019. 21:45h

Comentada
Miguel González Q. Sevilla. 22/5/2019

-¿Cómo afronta el 26M después del varapalo de las generales del PP?

–Son elecciones distintas. Las afronto como mucho ánimo, ilusión y me presento porque tengo todavía un proyecto político por culminar. En las municipales se valora bastante más el componente personal de cada candidato y espero obtener una mayoría suficiente.

–¿Aspira a revalidar la mayoría absoluta?

–Espero que sí. Creo que las mayorías absolutas, que ahora están muy mal vistas, dan estabilidad política y económica y, por tanto, estabilidad social.

–En los carteles se ve el logo escorado. ¿Es el momento más difícil del PP? ¿Vende más la marca personal del alcalde que la del partido?

–El logo en ningún momento hemos planteado ocultarlo. Es el diseño más o menos tipo y no me avergüenzo en ningún caso de mi marca, de mi partido. Es verdad que estamos pasando un mal momento, el resultado en las generales ha sido malo sin contemplaciones y espero que estas próximas elecciones sean el inicio de una nueva etapa. Me siento muy orgulloso del partido que represento, de los principios y valores que defiende mi partido. No me avergüenzo ni de la marca ni del partido ni de mi presidente Pablo Casado.

¿No se ha valorado la gestión en estos años de crisis? De hecho, (ayer) tendría que estar tomando posesión en el Senado teóricamente.

–Efectivamente, por 2.500 votos. Estoy seguro de que el PP habrá cometido muchos fallos estratégicos en la campaña o antes, pero se ha tenido poca memoria. Se nos ha olvidado muy pronto que este país estaba al borde de la quiebra y llegó Rajoy y evitó el rescate. En un país rescatado el estado de bienestar que conocemos no tendría cabida. Este partido ha sacado al país dos veces de la quiebra, con Aznar y de nuevo con Rajoy.

–¿Vox ha tocado techo?

–Veo a Vox que va a menos, un porcentaje importante de su electorado se ha dado cuenta de que se ha equivocado, de que su voto no ha servido para nada. El PP habrá cometido errores estratégicos y de gestión para que el votante pasara a Vox, pero va a la baja y el votante en las municipales tiene muy claro que no votamos el 155 o la unidad de España y la memoria histórica.

–¿El efecto Vox fue más los votos que el miedo dio al PSOE que un trasvase del PP a Vox?

–El gran triunfo de Vox en las generales es que el PSOE tiene mayoría absoluta en el Senado y ha ganado las generales. El gran triunfo de Vox es que Pedro Sánchez va a gobernar otros cuatro años con el apoyo, de nuevo, de los podemitas, de los separatistas, de los radicales y de los independentistas.

–Cs dio el «sorpasso» en las generales en Andalucía. ¿Cómo lo ve a escala local?

–Cs ha congregado el voto útil en las autonómicas y generales pero de cara a las municipales hay que votar gestión. En las últimas municipales, se aprovechó de la cara de Rivera y Arrimadas. Ese fenómeno no se va a producir tanto y van a mirar al candidato.

–¿Qué le falta tras 12 años?

–Lo único que le resta un poquito de calidad de vida a Tomares es que nos falta una parada de metro. Lo hemos intentando amortiguar con dos lanzaderas, sin renunciar al proyecto. Después de 12 años he estado con la consejera de Fomento, pero lo que el PSOE no hizo en 37 años el Gobierno de PP y Cs no lo puede hacer en 120 días. Voy a luchar por que Tomares no sea una isla en la red de transporte de la Junta.

–¿El cambio en la Junta facilita los proyectos?

–En la mejora de la carretera Tomares-Bormujos llevamos trabajando 12 años. En tres meses del nuevo Gobierno ya hemos firmado un convenio. La calle Isadora Duncan, que conecta con la parada de San Juan Alto, llevamos 4 años para que la Junta apruebe un plan intermunicipal. En tres meses, el nuevo Gobierno dio el visto bueno y acerca el metro a pie.

–¿Tomares puede disputar a Mairena la capitalidad del Aljarafe sin metro?

–Tomares es el referente en calidad de vida, cultura, ocio, deporte. Si hay un municipio con marca propia en Sevilla es Tomares.

–¿El parque empresarial del Zaudín es la vía para crecer?

–Es otro de los grandes retos. Con la crisis se quedó parado, era de muchos propietarios y se lo fue quedando La Caixa, que ya está haciendo obras de urbanización para que el Ayuntamiento pueda recepcionarlo y será el pistoletazo de salida. Está llamado a ser el futuro parque empresarial de la provincia por su situación estratégica.

–Ha mencionado alguna vez que Podemos representa «lo peor de este país», por las trincheras. ¿Vox es su reverso?

–Son de extremos y al final los extremos se tocan, sin entrar en la ideología de cada uno. Los extremos en política nunca son buenos. Tanto como se critica también por estos nuevos partidos, el bipartidismo ha traído a este país mucha estabilidad, mucho crecimiento, empleo y riqueza. El país está entrando en un momento complicado de crispación y esos extremos lo único que hacen es fomentar esa crispación que no nos beneficia absolutamente nada.

–¿Qué queda del José Luis Sanz de la campaña puerta por puerta y que presentó el proyecto del teleférico?

–Sigo haciendo el puerta a puerta y cuando me llega un correo de una queja, lo visito personalmente. El teleférico fue una alternativa. El tráfico es un problema y planteamos tres soluciones: ampliación de Línea 1, de la Línea 2 o el teleférico. Nunca contestaron. El teleférico es una solución eficiente, barata respecto a una línea de metro, rentable. Lo ideal es que Tomares tenga una línea de metro, si quieren retomar el teleférico, en la Consejería está registrado.

–¿Los casos judiciales más que daño al alcalde han perjudicado su proyección política?

–Supongo que sí. Uno se hace una coraza y lo lleva encima. El problema es cuando tus hijos crecen y preguntan qué es un imputado. Esto se da mucho en política municipal. Hay gente desde mi punto de vista despreciable que piensa que lo que no se gana en las urnas se puede ganar en los pasillos de los juzgados. Ni siquiera en los juzgados, porque al final ponen a cada uno en su sitio. Cuando no hay nada, no hay nada. Hay quien hace política con la difamación y la mentira. Desgraciadamente, hace daño a la posible carrera política y a la familia.

Últimas noticias