La corrupción, el peor tópico

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal de Cuentas, como adelanta hoy LA RAZÓN, está investigando al Servicio Andaluz de Salud (SAS) por presuntas irregularidades en facturas que se elevan a 277.000 euros. Parte la investigación de un informe de la Cámara de Cuentas que detectó numerosas anomalías contables. El Gobierno andaluz no puede seguir rodeado por los escándalos. Cuando no hay un sobresalto en el caso de los ERE fraudulentos, lo hay en Invercaria o en Bahía Competitiva. Si no, en las ayudas al fomento del empleo, en las ayudas para la contratación de discapacitados, en las subvenciones en prevención de riesgos laborales... Griñán se empeñó en crear un observatorio –Andalucía 10, ahora arrumbado– para tratar de combatir los tópicos de la comunidad: el flamenco enlatado, el toro encima del paño de croché del televisor, la indolencia criticada desde más allá de Despeñaperros. Resulta, sin embargo, que estos tópicos se tornan inocuos para la región en comparación con el gran tópico de la corrupción que el PSOE, después de treinta años de gobierno, ha conseguido colgar a Andalucía. No hay observatorio para combatir este baldón porque sólo es posible eliminarlo con un cambio político y con la oxigenación de las estructuras de poder. IU no ha contribuido a sanear estas estructuras, pese a que prometiera lo contrario a su electorado. Si no hay una comisión de investigación sobre Invercaria es por el voto en contra de Izquierda Unida; y si la comisión parlamentaria de los ERE fue un fiasco fue fundamentalmente porque Izquierda Unida se negó a apuntar a la cúspide, a la responsabilidad del presidente de la Junta. La corrupción es, desgraciadamente, el peor tópico andaluz.