MENÚ
viernes 15 febrero 2019
19:55
Actualizado

La exposición temporal ‘La furia del color. Francisco Iturrino (1864-1924)’ encara su recta final en el Thyssen

  • La exposición cuenta con la colaboración de la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Fundación Cajasol, que ya han colaborado en anteriores exposiciones del Museo Carmen Thyssen Málaga / Foto: La Razón
    La exposición cuenta con la colaboración de la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Fundación Cajasol, que ya han colaborado en anteriores exposiciones del Museo Carmen Thyssen Málaga / Foto: La Razón
Málaga.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de febrero de 2019. 15:54h

Comentada
R. A.  Málaga. 13/2/2019

La exposición temporal ‘La furia del color. Francisco Iturrino (1864-1924)’ encara su recta final en el Museo Carmen Thyssen de Málaga y cerrará sus puertas de forma definitiva el próximo día 3 de marzo.

No obstante, hasta este momento, según han precisado en un comunicado desde la pinacoteca, se podrá disfrutar de esta muestra en la que se aborda la obra del pintor santanderino desde una perspectiva inédita, contextualizada y confrontada con el panorama español e internacional de la época, a través de diálogo con pintores como Matisse, Zuloaga, Regoyos o Echevarría, con los que compartió amistad, fuentes de inspiración y su pasión por la luz y el color.

Todas estas amistades, entre las que se incluyen los principales protagonistas de las vanguardias de comienzos del siglo XX o literatos como Unamuno y Gómez de la Serna, y sus puntos de encuentro muestran, en definitiva, que Iturrino, pese a su absoluta singularidad en la España de su tiempo, no fue un artista aislado o al margen de las grandes corrientes pictóricas.

El recorrido expositivo se inicia con un retrato que le hizo en 1914 su amigo André Derain, uno de los iniciadores del fauvismo, ilustrando las conexiones que Iturrino estableció en París con los protagonistas de las corrientes renovadoras del arte de su tiempo, y que en esta muestra se presentan como fundamentales para su pintura.

Cuando Iturrino llegó a París en 1895, con 31 años, comienzan a tratarse los temas de la bohemia parisina o el folklore español con los que triunfarán Anglada-Camarasa y Zuloaga, presentes en la muestra.

La visión colorista de Iturrino se enfrenta, además, a la obra más dramática de Nonell, o a la visión pesimista de la España Negra de Darío de Regoyos. En París coincidirá también con Picasso. Cuando el malagueño expuso por primera vez en la capital francesa, en 1901, lo hizo en compañía de Iturrino, en la galería de Ambroise Vollard, promotor de ambos artistas.

POSTALES

Por otro lado, la exposición temporal se completa con una selección de 17 postales ilustradas pertenecientes a la Colección Fernández Rivero de Fotografía Histórica de Málaga, en las que se recogen diversas vistas del malagueño Jardín de La Concepción de entre 1900-1925, y que se exponen en la última sección de la muestra ‘El pintor en su paraíso’, dedicada al período de madurez del artista (1913-1920), momento en el que este exuberante jardín tropical se convirtió en el tema principal de la obra del pintor santanderino.

El material permite al visitante confrontar los espacios reales del jardín que visitó Iturrino y del que realizó interpretaciones pictóricas, coloristas, vibrantes y de una modernidad inusitada en el panorama español de su tiempo.

Entre las postales expuestas, se encuentran muestras de los más conocidos editores de tarjetas postales malagueñas, ya sean locales, como Domingo del Río o Almacenes de la Llave, nacionales como Lucien Roisin o Andrés Fabert, y también grandes firmas internacionales como Purger & Co. de Múnich, o Knackstedt y Näther de Hamburgo.

La exposición cuenta con la colaboración de la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Fundación Cajasol, que ya han colaborado en anteriores exposiciones del Museo Carmen Thyssen Málaga.

Últimas noticias