MENÚ
martes 25 junio 2019
06:42
Actualizado

La Junta coincide con Vox en las razones del fracaso escolar en Almería: «La diversidad»

«Las familias que llegan con otra cultura e idioma presentan dificultades añadidas para obtener éxito», defiende la consejera de Educación

  • La enriquecedora en múltiples aspectos llegada de inmigrantes provoca, ante la falta de medios de la comunidad educativa, un impacto en el desarrollo de las clases al mezclarse alumnos con distintas necesidades educativas
    La enriquecedora en múltiples aspectos llegada de inmigrantes provoca, ante la falta de medios de la comunidad educativa, un impacto en el desarrollo de las clases al mezclarse alumnos con distintas necesidades educativas
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

08 de diciembre de 2018. 20:14h

Comentada
M. González Q. .  Sevilla. 9/12/2018

Los niños de ocho años de Castilla y León saben tanto como los de 10 de Andalucía, como recordó la ex ministra Tejerina en base a los informes del rendimiento educativo. En Europa, el índice de fracaso escolar es del 11%. En España, está entre el 23 y 24%. En Andalucía es del 34%. Las provincias de Huelva, Almería, Cádiz y Málaga, seguidas de Sevilla, Jaén, Granada y Córdoba tienen las tasas más altas de repetidores en Secundaria entre 2015 y 2016, según los datos de la Junta. En torno al 40% de los niños andaluces deja la ESO sin el título. De cada millón de escolarizados en Andalucía, 350.000 no acaban los estudios obligatorios. El problema educativo explica por sí mismo el pasado, el presente y el futuro de la comunidad y el país. El filósofo Antonio Escohotado lo resumía: «Un país no es rico porque tenga diamantes o petróleo. Un país es rico porque tiene educación. Educación significa que aunque puedas robar, no robas. Educación significa que tú vas pasando por la calle, la acera este estrecha, y tú te bajas y dices ‘disculpe’. Educación es que aunque vas a pagar la factura de una tienda o un restaurante, dices ‘gracias’ cuando te la traen, das propina y cuando te devuelven, lo último que te devuelvan, vuelves a decir ‘gracias’. Cuando un pueblo tiene eso, cuando un pueblo tiene educación, un pueblo es rico». Almería está a la cabeza de este fracaso escolar en Andalucía. Casualmente, en la provincia almeriense, Vox se ha situado como segunda o tercera fuerza política en una treintena de municipios el pasado 2D, con especial incidencia en el Poniente, colocándose como la primera opción en El Ejido. La consejera de Educación, la ex sindicalista Sonia Gaya, poco sospechosa de defender posturas de extrema derecha, coincide en el diagnóstico con el partido de nueva irrupción: el fracaso educativo en Almería se debe a la inmigración –«la diversidad», en su lenguaje políticamente correcto– y a la facilidad de encontrar empleo de los jóvenes en la agricultura.

En una respuesta parlamentaria realizada por el Grupo Popular al Consejo de Gobierno, consultada por LA RAZÓN, la consejera de Educación alude «al contexto general socioeducativo de la provincia de Almería» para explicar los malos datos. Durante el curso escolar 2017/2018 en esta provincia han estado matriculados 160.033 alumnos y alumnas, una cifra que evidencia que, al contrario que en el resto de Andalucía, la población escolar crece cada año. Otro rasgo distintivo de la escolarización en la provincia almeriense es el alto porcentaje de matrículas que se van formalizando a lo largo del curso de manera escalonada», defendió. En el curso 2016/2017, casi 5.000 alumnos se escolarizaron en dicha provincia en período extraordinario. El segundo factor al que aludió la consejera para explicar el fracaso escolar es que «la realidad sociodemográfica de Almería muestra una gran diversidad intercultural, un factor de enriquecimiento social, cultural y económico, que también supone un reto importante en el ámbito educativo, sobre todo para la escuela pública, la que atiende a todos buscando la máxima excelencia y sin dejar a nadie en el camino». «Eso implica que hay que desplegar los recursos y poner en marcha las medidas necesarias para atender a la diversidad de manera realmente inclusiva», dijo la consejera para referirse a «las diferentes variables que pueden estar influyendo en peores resultados en materia educativa, así como en una mayor tasa provincial de abandono escolar temprano».

«No podemos olvidar que las familias que llegan con otra cultura e idioma presentan dificultades añadidas para obtener éxito en el mundo escolar», dijo. «Por otro lado, es importante también tener en cuenta que en Almería hay una realidad socioeconómica específica que también puede influir en resultados en materia educativa y en la mayor tasa de abandono temprano. Se trata de la posibilidad que encuentran los jóvenes de encontrar trabajo en puestos que no exigen una alta cualificación, sobre todo en el sector agrícola, y, en menor medida, en la restauración», señaló. La consejera Sonia Gaya especificó que se está haciendo «un gran esfuerzo, en colaboración con el sector empresarial, para mejorar la orientación profesional y actualizar la oferta de FP en la provincia». Entre las medidas llevadas a cabo en Almería destacó las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística, con 3.000 escolares en 71 centros de Primaria y 39 de Secundaria, atendidos por 72 docentes (a 41 alumnos por profesor); o los programas de Compensación Educativa, en 34 centros, con 38 docentes específicos y una inversión de 202.802 euros.

Últimas noticias