La Junta incentivará a empresas que creen empleo tras el fiasco de sus planes

Plantea aplicar deducciones fiscales en el IRPF y estimular las inversiones en I+D+i

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, visitó ayer las instalaciones de la empresa Acerinox en Los Barrios (Cádiz)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, visitó ayer las instalaciones de la empresa Acerinox en Los Barrios (Cádiz)

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al tercer trimestre de 2015, Andalucía tiene una tasa de paro del 31,7 por ciento, una cifra que se dispara al 57,2 por ciento referida a los menores de 25 años. Unos datos escandalosos que no hacen más que confirmar el fracaso de las políticas de empleo a nivel autonómico. En este contexto, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, anunció ayer que, de cara a 2017, se aplicarán nuevas deducciones fiscales autonómicas en el IRPF, dirigidas a empresas que creen empleo y a proyectos que «contribuyan a crear un modelo productivo más competitivo», así como incentivos fiscales a nuevas empresas también comprometidas con el empleo y a inversiones en I+D+i en tributos de competencia autonómica.

Montero hizo este anuncio tras confirmarse que los planes de empleo puestos en marcha por la Junta no han contribuido a reducir las abultadas cifras de paro que soporta la comunidad autónoma. En concreto, desde el año 2011 la Junta ha invertido más de 4.000 millones de euros a combatir el desempleo juvenil, una lacra que no ha hecho más que expandirse en los últimos años. Algunas de estas iniciativas han sido el Bono de Empleo Joven o los planes SOE –un plan de segunda oportunidad educativa que otorgaba becas-salario de 400 euros mensuales–, Motiva o Gyga, además del Plan Emple@25+.

Montero recordó que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, prometió en su discurso de investidura una rebaja en el IRPF y la revisión del impuesto de sucesiones, «pero también hizo hincapié en la necesidad de que a quellos que pueden contribuir a la generación de empleo encuentren en la fiscalidad una herramienta que permita apostar por la creación de sociedades, empresas y contribuir así al crecimiento del tejido productivo». Estas nuevas medidas, por tanto, se incorporarían al próximo Presupuesto, aunque «espero dejar la arquitectura definida, ya que nos comprometimos con los empresarios a eliminar las trabas burocráticas», subrayó la titular de Hacienda.

Por todo ello, aseguró que el desempleo «es el principal déficit estructural de Andalucía» que requiere de «una insistente estrategia a medio y largo plazo».

Pese a este panorama oscuro, Montero señaló que los datos invitan al optimismo. En este sentido, recordó que en los once primeros meses de 2015 se crearon en Andalucía un total de 11.914 sociedades mercantiles netas, un 3,8 por ciento más respecto al año anterior. Asimismo, durante los nueve primeros meses del año pasado, la inversión extranjera en la región se incrementó un 71,8 por ciento, superando los 450 millones de euros. Por su parte, el número de empresas exportadoras creció un 17,4 por ciento.

En cuanto al Presupuesto vigente, Montero aseguró que «refleja la apuesta del Gobierno andaluz por la dinamización de la economía y el empleo», con 2.037 millones de euros «destinados a políticas de desarrollo económico, fomento del empleo e I+D+i». «Las empresas tienen que pasar de la supervivencia a la búsqueda de oportunidades», señaló.