Andalucía

Los aranceles suponen un impacto de 120 millones más 350 en las ventas en EE UU

La Junta reivindica «diplomacia proactiva» ante la Administración Trump, más allá de «la limosna» del anuncio electoral de Pedro Sánchez de reducir las peonadas para cobrar el subsidio agrario

La Junta reivindica «diplomacia proactiva» ante la Administración Trump, más allá de «la limosna» del anuncio electoral de Pedro Sánchez de reducir las peonadas para cobrar el subsidio agrario

Publicidad

Cualquier final del Brexit, advirtió el presidente Moreno desde Bruselas, será irremediablemente malo. Y los albores de la deriva arancelaria de Trump suponen todo un guion de suspense –cuando no de terror– para la economía andaluza, por el peso de las exportaciones de la comunidad a los EE UU y por el posible «efecto dominó» de otros países respecto a las políticas proteccionistas. La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, estimó en 120 millones el impacto de los aranceles estadounidenses en las exportaciones andaluzas, que a su vez repercutirían en 315 millones en las ventas de productos en el mercado norteamericano. La Junta reclama «diplomacia proactiva, contundente» y, aunque valoró el anuncio electoralista del presidente en funciones Pedro Sánchez de rebajar el número de peonadas para cobrar el subsidio agrario, defendió que «Andalucía no necesita limosnas». La Junta aboga por una «respuesta común y dialogada» ante los nuevos aranceles de EE UU a España, esto es, «un frente común», con Andalucía como punta de lanza de la defensa de los intereses comerciales dado que el 40% de las exportaciones españolas afectadas son andaluzas. Para Crespo, hay margen para la negociación. Si bien, el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, explicó a Juanma Moreno en Bruselas que el objetivo real de la UE es que no haya nuevos aranceles o más subidas.

De vuelta a la respuesta electoralista de Pedro Sánchez a la problemática, Crespo cuestionó que, aunque «está muy bien la bajada de peonadas», «eso qué repercusión tendría sobre el sector exportador». «Andalucía no puede ser rehén de las políticas de la Administración Trump», defendió la titular de Agricultura. El Consejo de Gobierno aprobó una declaración institucional de defensa de los intereses de Andalucía ante los nuevos aranceles por parte de la EE UU a las importaciones de productos españoles.

La consejera de Agricultura explicó que los aranceles de Estados Unidos repercutirían «sobre otros países donde exportamos» e identificó los productos afectados –de momento– por esos aranceles generales de un 25%: el aceite de oliva, las aceitunas, otros aceites, el arroz, el pulpo, la almendra, el cangrejo y el vino de Jerez. Crespo señaló que «no es correcta la aplicación de unos aranceles del 25% a todos los productos andaluces», ya que «cada producto soporta códigos arancelarios diferentes». Por tanto, la «cifra aproximada de impacto» estimado es de «120 millones de euros, con valor de 2018, así como un impacto económico de 315 millones sobre las exportaciones afectadas por los aranceles».

El mercado de EE UU representa el el 6,5% de las exportaciones andaluzas, «un nicho de mercado importantísimo», incrementado además por el hecho de un crecimiento del 20% de las ventas andaluzas en el mercado norteamericano. Las exportaciones andaluzas a Estados Unidos sumaron 680 millones en 2018 y es el primer destino no comunitario de las ventas andaluzas al exterior.

Publicidad

El sector del olivar sale a la calle, con más de 200 autobuses de Jaén

Publicidad

Más de 200 autobuses saldrán hoy desde la provincia de Jaén, la mayor productora de aceite del mundo, hacia la manifestación que se celebrará en Madrid en defensa del olivar tradicional. Los olivareros españoles salen a la calle para reivindicar la necesidad de unos precios más justos en origen que reporten rentabilidad al negocio, después de una mala campaña y en un contexto de intranquilidad por la amenaza arancelaria de Estados Unidos, que también les afecta. Convocados por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y las cooperativas agroalimentarias, prevén la asistencia de miles de agricultores procedentes de regiones productoras como Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura o Cataluña.

El lema de la concentración en el centro de Madrid será: «Precios justos para un olivar vivo» y en ella pedirán también cambios en los mercados que les den más rentabilidad. Los organizadores no ven lógico que, en un contexto en el que la demanda crece por encima de la oferta, el precio en origen del aceite de oliva haya caído un 44 % durante el último año.