Moreno a Díaz: «Cada día se parece más a Zapatero, un gran escaparate sin fondo»

El PP reivindica que el 65 por ciento de los fondos para Dependencia provienen del Estado

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ayer en el Pleno
El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ayer en el Pleno

La presidenta de la Junta y el líder del PP-A se enzarzaron ayer en la sesión de control al Gobierno sobre la gestión de los servicios sociales y la Dependencia por parte de la comunidad. Juanma Moreno llegó pertrechado de una batería de datos con el objetivo de quitar –según dijo– el «disfraz» a las políticas socialistas. El dirigente del PP-A puso a Díaz ante el espejo de Rodríguez Zapatero: «Cada día se parece más, es un gran escaparate, pero sin fondo». Díaz puso a Moreno ante el espejo de Ana Mato, con la que trabajó como secretario de Estado de Igualdad y Servicios Sociales. Subió Díaz el tono de las críticas hasta rozar el insulto. En su primera intervención llamó a Moreno «temerario»; en la segunda «desahogado».

La dependencia siempre es un camino complicado para el PP porque Díaz suele recurrir a Mato y a presuntos recortes de Juanma Moreno en su etapa en el Ministerio. Por ese flanco atacó Díaz cuando el presidente del PP-A mencionó el asunto de la Dependencia. «Todos los diputados del PP que están en esta Cámara son corresponsables de los recortes que se han llevado a cabo, pero hay uno que los ha firmado y ése es usted».

Moreno antepuso esta vez las cifras en el cuerpo a cuerpo. Y con las cifras, que las llevaba estudiadas al detalle, consiguió moverse mejor que la presidenta.

«De los 1.200 millones de euros al año en gasto para la Dependencia, 880 millones los aporta el Estado, lo que supone el 65 por ciento del total», deslizó Moreno citando un informe del Tribunal de Cuentas.

Puso de manifiesto, asimismo, que Andalucía se coloca siete puntos por debajo de la media de España en atención a la Dependencia y que hay 118.000 andaluces que aún están a la espera para poder recibir este servicio. «No alardee de sostener la Dependencia porque no es así. Su política social está envuelta en un disfraz».

Moreno y Díaz recurrieron al ex presidente Rodríguez Zapatero. Moreno para poner de relieve que dejó «colapsada» la Dependencia, con «300.000» personas en listas de espera y una deuda con la Seguridad Social de las cuidadoras de 1.000 millones de euros.

Tras llamar «desahogado» al líder del PP-A, lo que provocó el enfado de la bancada popular, Susana Díaz, que a diferencia de otros muchos cargos de su partido siempre ha reivindicado la figura de Rodríguez Zapatero –se declaró de hecho «heredera» de sus políticas en su primera toma de posesión– destacó que fue el ex presidente del Gobierno el impulsor de la Ley. Al mismo tiempo señaló a Moreno como el responsable de «cortar de raíz» el acuerdo para que la comunidad pudiera gestionar el 50 por ciento de los recursos.

La presidenta andaluza no puso reparos en entrar en el enfrentamiento directo. Como colofón a su turno de dúplica acusó al presidente del PP-A de ser «destructivo». Y deslizó varias pullas en clave interna que son también parte de su repertorio habitual. «Lo que me preocuparía es que no me escucharan en mi partido, como a usted no le escuchan en el suyo». Lleva tres derrotas electorales y va camino del póquer de batacazo».

Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que dejan en mal lugar a la comunidad al subir el paro en 21.500 personas, mientras que baja a nivel nacional en casi 300.000, también sobrevolaron como era previsible la sesión de control. La presidenta andaluza reconoció que son malos y reprochó a los populares dos varas de medir. «Cuando son malos, es culpa de los socialistas. Cuando son buenos, es gracias a Rajoy». Con la EPA comenzó Moreno sus dos intervenciones. «Lo que no cambia en 33 años en Andalucía es que es líder en desempleo de todas las regiones de Europa».