MENÚ
lunes 14 octubre 2019
22:09
Actualizado

Moreno cree que «todavía hay tiempo» y Cs señala que «por ahora» no se verá con Vox

El Presupuesto se debate mañana en el Parlamento con el único precedente de una enmienda a la totalidad retirada por IU en 1994

  • Juanma Moreno volvió a convertirse ayer en donante voluntario de sangre, arrancando una cadena de retos para la donación y pidiendo a los andaluces que «hagan un esfuerzo aún mayor» porque «lideramos las cifras en donaciones de órganos, pero de sangre estamos aún por debajo de la media» / Foto: Ke-Imagen
    Juanma Moreno volvió a convertirse ayer en donante voluntario de sangre, arrancando una cadena de retos para la donación y pidiendo a los andaluces que «hagan un esfuerzo aún mayor» porque «lideramos las cifras en donaciones de órganos, pero de sangre estamos aún por debajo de la media» / Foto: Ke-Imagen
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

10 de junio de 2019. 19:49h

Comentada
Miguel González Q. Sevilla. 11/6/2019

Las enmiendas a la totalidad al proyecto de Presupuestos se presentaron el día del aniversario del desembarco de Normandía. Las horas previas y posteriores se han convertido en un ejercicio de guerra fría y estrategia a tres bandas –PP, Cs y Vox– y con dos ejes geográficos marcados –Madrid y Andalucía–. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ya de vuelta del Rocío y preparando su primer viaje internacional (que será a Marruecos), no tenía problema en la madrugada del salto a la reja en pedir la mediación divina para dotar de cordura a la negociación. Teóricamente, la reunión de Cs y Vox en la capital de España debería desbloquear los contactos en la región. Sin embargo, la formación naranja mantiene el pulso en la comunidad. El presidente andaluz, que literalmente está poniendo todo en el empeño –realizando entrevistas sobre los pactos en directo con «Espejo Público» al tiempo que dona sangre– señaló que, tras el parón rociero y del fin de semana, se retomará la negociación «a través de los distintos interlocutores». La cuenta atrás ha comenzado –el debate en el Parlamento es mañana– pero el presidente considera que «todavía hay tiempo para salvar el veto».

Moreno volvió a pedir «altura de miras» a todos los grupos parlamentarios y que dejen de «pensar en sus siglas». El presidente andaluz recordó que «las elecciones ya se han acabado afortunadamente» y ahora es «tiempo de gestionar». Moreno recordó que rechazar estos presupuestos no es «decirle no a PP o Ciudadanos» sino oponerse a las cuentas «más sociales». El presidente andaluz indicó que siguen abiertos los canales de diálogo con todos los grupos, en especial Vox. El jefe del Ejecutivo andaluz lamentó la «falta de altura de miras» del PSOE y de Adelante Andalucía, especialmente de la líder de los socialistas, Susana Díaz, «que ha sido presidenta de todos los andaluces durante cinco años». Moreno criticó que «prácticamente sin mirar» el presupuesto «lo haya tumbado directamente». «Allá cada uno con su responsabilidad», criticó. En relación a los pactos municipales, abogó por llevar la fórmula «andaluza» a todos los consistorios donde sea posible, ya que sería una forma de «consolidar el cambio en Andalucía».

Sólo hay un precedente en Andalucía de la presentación de una enmienda a la totalidad a los Presupuestos para después ser retirada. En noviembre de 1994, IU retiró su enmienda a la totalidad después de que el líder del PP Javier Arenas lanzara el órdago de que iba a apoyarla porque le había convencido. Ante la tesitura de que las cuentas fueran tumbadas, IU tenía la opción de abstenerse ante su propia propuesta o retirar la enmienda a la totalidad. El Pleno en cuestión es muy recordado por el ataque de risas que sufrieron muchas de sus señorías. Posteriormente, a través de enmiendas parciales –era el germen de los tiempos de la llamada «pinza»–, populares y comunistas modificaron el Presupuesto. Chaves retiró el anteproyecto de Presupuestos de 1994 y prorrogó las cuentas del año en curso. El siguiente ejercicio, PP e IU ya sí rechazaron las cuentas de 1996 y Chaves convocó elecciones anticipadas.

La opción de que se repita la historia con la retirada de la enmienda a la totalidad por parte de Vox depende en gran medida de lo que suceda en las negociaciones de Madrid. De ahí que la formación naranja en Andalucía ni muestra síntomas de estrés ante la necesidad de negociar. Tanto Vox como Cs son partidos con una estructura jerarquizada piramidal desde la capital de España. No se mueve un varal sin el visto bueno de sus aparatos. Cs Andalucía señaló que «por ahora» no tiene previsto reunirse con el grupo parlamentario de Vox en Andalucía para abordar el Presupuesto autonómico, según confirmó la secretaria de Organización, Mar Hormigo. La propia dirigente opinó que no cree que el encuentro en cuestión vaya a celebrarse. Hormigo recalcó que la reunión que se ha celebrado en Madrid para su Gobierno no condiciona la negociación presupuestaria en Andalucía pues en Cs, recalcó, «no estamos aquí por sillones sino por políticas». «La política de crear empleo, bajar impuestos y ayudar familias debe prevalecer», indicó. En un cálculo de daños, en caso de éxito de la maniobra presupuestaria de Vox, la postura de Cs es dejar caer las actuales cuentas, seguir con Presupuestos prorrogados y trabajar ya en los de 2020.

Juan Bravo: «Está costando y se está sufriendo, pero esto es la política»

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, preventivamente ha dado un paso al frente situándose como único responsable en caso de que caigan las cuentas. «Está costando y se está sufriendo, pero esto es la política: acordar, dialogar y consensuar». Bravo indicó que si el Presupuesto fuera devuelto, habría «ciertas dificultades a la hora de la ejecución». El consejero defendió que en el proyecto de ley están «sensibilidades» de Vox, como el control de la administración paralela. Del PSOE, dijo que «la crítica continua le lleva a contradicciones que los andaluces no entienden». Los socialistas auguran que Vox exigirá a PP y Cs un «trofeo de caza mayor» a cambio de dejar pasar el Presupuesto».

Últimas noticias