MENÚ
lunes 24 septiembre 2018
04:18
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

«No se ha debatido el modelo educativo sino sobre ideología, atacando a familias»

La sentencia del Constitucional a favor de la diferenciada es «el triunfo de la libertad»

  • Gemma García, portavoz de “Mis Padres Deciden”
    Gemma García, portavoz de “Mis Padres Deciden” / Manuel Olmedo
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de abril de 2018. 20:41h

Comentada
P. García.  Sevilla. 14/4/2018

El Tribunal Constitucional protege a la educación diferenciada. El PSOE ha quedado desarmado en una batalla en la que los centros han sido los grandes damnificados. Organizaciones como «Mis padres deciden» han sufrido estos años de persecución. Hoy, se abre un nuevo horizonte para colegios y familias.

–Por fin, libertad para elegir...

–Sí, y respalda y avalada por el TC. Un derecho que nuestra Constitución garantizaba y que algunos querían arrebatarnos por motivos ideológicos. La educación en todos estos años ha estado politizada y desgraciadamente judicializada, sin respetar el derecho de los padres a elegir el modelo educativo que consideren para sus hijos, los resultados de estos colegios, a los profesores y al personal de administración y servicios que también se ven afectados. Ha ganado la libertad, es una gran satisfacción para todos que el TC reconozca el derecho de los padres y la no discriminación a ningún centro por su proyecto educativo.

–¿Da por finalizada la «guerra»?

–El TC es el guardián de nuestra Constitución y sus sentencias vinculan a todos, también a los poderes públicos. Por ello, estamos seguros de que la Junta de Andalucía acatará la sentencia, como ha hecho siempre. Pero creo que está guerra aún no ha terminado porque como ya han manifestado seguirán «luchando» contra la educación diferenciada. Esto no deja de resultar incomprensible porque el problema que tiene el Gobierno andaluz no son estos centros, sino el fracaso escolar. No tiene sentido que siga luchando contra centros como Altair, en los que la tasa de alumnos que continúan estudios –bachillerato o FP– en 4º de ESO es del 100% mientras que en Andalucía está en un 50%. Una modalidad educativa que obtiene altos resultados académicos debe ser contemplada, apoyada y sostenida. Vendrán nuevas batallas, pero sin duda las ganaremos porque centros, trabajadores, alumnos y padres seguiremos luchando juntos.

–A partir de ahora, ¿qué significa este dictamen?

–Aparte de avalar el modelo como legal y no discriminatorio, garantiza el derecho a los conciertos educativos para estos centros. Por tanto, permite que todos los padres que opten por este modelo pedagógico no sean discriminados por razones económicas y puedan tener acceso a él todas las familias. Los centros diferenciados concertados que existen en Andalucía presentan un panorama escolar alternativo, brindando mayores oportunidades educativas y sociales a los hombres y mujeres que pertenecen a contextos socioeconómicos desfavorecidos.

–En Andalucía ha sobrevivido este modelo pedagógico contra viento y marea, pero ha pasado factura a los centros.

–Durante todo este tiempo ha estado en juego la pluralidad. Un país democrático y moderno debe fomentar la pluralidad, también en educación. Este camino ha sido en algunos momentos muy difícil, porque hemos visto cómo algunos padres, con hermanos en el centro ya, no podían matricular a otros hijos porque se nos negaba los conciertos o cómo profesores iban al paro o cómo empresas que funcionan estaban avocadas al cierre... Centros, padres y sindicatos hemos tenidos que defender la educación de nuestros hijos en los juzgados porque se nos negaba por parte de la Administración el derecho a elegir. La Administración ha gastado todas sus energías en la imposición de un modelo único: público, laico y mixto alejado de la pluralidad educativa.

–¿Confía en un resurgir de este modelo?

–La sentencia da tranquilidad a los padres, pero durante todo este tiempo, los centros no han dejado de ser una opción para nosotros, como lo demuestra el hecho objetivo del número de alumnos matriculados y la creciente demanda que, en muchos casos, es superior a la oferta.

–Quizá haya todavía quien vea la educación diferenciada desde la óptica del siglo XX...

–Los fundamentos de la escuela diferenciada son claros, avalados por numerosas investigaciones. Esta alternativa pedagógico-didáctica debe ser considerada como una opción más de presente y con mucho futuro. Algunos de los países más avanzados del mundo, como Alemania, Estados Unidos o Dinamarca, incluso ofertan clases diferenciadas dentro de la escuela pública, enriqueciendo el abanico de posibilidades educativas. La educación diferenciada que se propone hoy no tiene que ver con la de hace 40 ó 50 años, tiene que ver con pedagogía y con eficacia. El currículo es el mismo, las asignaturas y los objetivos iguales, pero tiene en cuenta los distintos modos de aprendizaje.

–Al final, ¿es una cuestión de respeto?

–La presión política de las dos últimas décadas para que se imparta una educación mixta obedece, en mi opinión, más a razones ideológicas que educativas. Realmente, no se ha estado debatiendo sobre un modelo de educación determinado, se está debatiendo sobre ideología y atacando la libertad de los padres a decidir la educación de sus hijos.

–Toca recuperar el terreno...

-–Pedimos respeto por parte de todos a las familias que queremos que nuestros hijos estudien en estos centros, puesto que el modelo es de educación diferenciada y no «segregada», matiz peyorativo que utilizan algunos. Hoy han ganado la libertad y el respeto a la pluralidad.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs