MENÚ
lunes 14 octubre 2019
23:14
Actualizado

Pedro Baños: «EEUU es aliado, pero también enemigo de Europa»

El autor de “El dominio mundial” señala que “las redes, y quienes las controlan, tienen más información sobre nosotros que nuestra familia»

  • Pedro Baños, autor de “El dominio mundial” / Foto: Manuel Olmedo
    Pedro Baños, autor de “El dominio mundial” / Foto: Manuel Olmedo
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

30 de diciembre de 2018. 20:43h

Comentada
Marta Maldonado.  Sevilla. 31/12/2018

¿La tecnología ha facilitado ese dominio del mundo del que habla en sus libros?

Sin lugar a dudas. El hombre siempre ha intentado dominar al prójimo, pero hoy la tecnología permite hacerlo de manera instantánea y universal.

Y sin resistencia por parte de los ciudadanos.

Sí, nos hemos convertido en esclavos complacientes porque ofrecemos información sobre nosotros. Tienen más información las redes, y quien las controla, que nuestra propia familia. Y además la aportamos sin darnos cuenta de que está beneficiando a alguien y sirve para condicionarnos enormemente.

Se habla en grandes términos de que nos dominan, ¿pero cómo se articula eso en el día a día?, ¿de verdad pueden influir en nuestra opción de voto?

¿Quién conocía hace cuatro o cinco años el Black Friday? Absolutamente nadie. En cambio, ahora, el que no haya comprado ese día poco menos que está fuera de la sociedad. Para que veamos que nos condiciona. El escándalo de Cambridge Analytica ahora se va a hacer de manera oficial en España: se va a permitir que con datos que facilitemos se nos mande información personalizada de determinado signo político. Hay programas de inteligencia artificial que permiten conocer en un 90% cuál es nuestro perfil político, a través de datos aparentemente inocentes: qué compras, deportes que practicas o ves...

Si somos tan previsibles, ¿por qué fallan estrepitosamente las encuestas?

Fallan algunas. En el caso de las elecciones andaluzas, hubo algunas que no habían acertado en su totalidad pero se acercaron más que las oficiales.

¿Este movimiento de la ultraderecha está orquestado o es realmente fruto de la indignación ciudadana?

Creo que es un fenómeno hasta cierto punto comprensible, no justificable, pero comprensible en el sentido de que es un hartazgo de una parte importante de la población de lo que significa el sistema político actual. Hay un descrédito de la democracia y hay una parte que piensa que solo se fijan en unas minorías y no se presta atención la clase media. No significa que vayamos en la línea correcta.

En sus tesis, señala el déficit demográfico como el gran enemigo de España.

Creo que hay otros riesgos, más allá del terrorismo, a los que no se les presta la debida atención. Uno es el cambio climático y otro lo relacionado con aspectos demográficos: el déficit demográfico en Europa, y concretamente en España: el exceso demográfico muy próximo a nosotros, en toda África; y los movimientos migratorios consecuencia de esos dos factores.

Ha escrito dos libros sobre cómo se orquesta el dominio del mundo, algo que suena un poco a película de James Bond. ¿Cómo escapamos de esa influencia?

Lo primero es conocerlo. Hay gente que al leerlos se sorprende porque cree que eso solo ocurre en las películas. Pero no son elucubraciones, todo lo pongo con datos oficiales e informes que se han ido desvelando, como los de Wikileaks. Tenemos que conocer cómo nos manipulan para poder salir de ese círculo. Yo digo siempre una frase: el que no sabe que camina en la oscuridad, jamás conocerá la luz. Hay que demostrar a la gente que estamos caminando en la oscuridad.

Fue jefe de contraespionaje en Estrasburgo, ¿cómo cambió su percepción?, ¿debemos mirar detrás de nosotros o delante (al móvil)?

Hoy en día el espionaje es constante, cualquier transmisión electrónica puede ser interceptada y empleada contra nosotros. Tenemos que ser conscientes. Siempre tenemos esa espada de Damocles encima.

¿Cómo nos espían?

Hay sobre todo ciberespionaje. Es relativamente sencillo espiar, porque no hace falta recurrir a fuentes clasificadas u opacas. La labor más difícil de todas es la de contraespionaje, impedir que los otros nos espíen.

¿Y cómo se logra?

Hay que tener los conocimientos y los medios técnicos para enfrentarte a esas campañas de desinformación, que muchas veces no sabes de dónde proceden. Es muy complejo porque aunque lleguemos a la conclusión de saber de qué territorio procede, puede ser que no tenga relación con ese Gobierno, puede provenir de un cibermercenario.

¿Estados Unidos es un garante o todo lo contrario?

Estados Unidos es un país que domina el mundo y que intenta seguir dominándolo. En cierto modo es aliado, pero también enemigo porque es un adversario contra nuestro posible poder europeo. Si de verdad estuviéramos unidos los 27 países, con la fuerza que podríamos llegar a tener, seríamos un contrincante serio.

¿Es el primer interesado en que Europa no esté unida?

Me remito a declaraciones oficiales del señor Trump, cuando se entera que el señor Macron pretende crear un ejército europeo de una vez por todas. A lo mejor lo que le ha pasado a Macron es consecuencia de eso: ha pasado de ser el nuevo Napoleón a que le vayan a expulsar del poder.

Últimas noticias