Un régimen fiscal propio ante el Brexit

Los empresarios del Campo de Gibraltar quieren bajos tipos impositivos para «ser más competitivos»

Los empresarios piden clarificar el transporte de mercancías si prospera el Brexit / Foto: La Razón
Los empresarios piden clarificar el transporte de mercancías si prospera el Brexit / Foto: La Razón

Los empresarios del Campo de Gibraltar quieren bajos tipos impositivos para «ser más competitivos»

El anuncio del primer ministro británico, Boris Johnson, de llevar a cabo el Brexit el 31 de octubre ha extendido la incertidumbre, más aún si cabe, entre los empresarios del Campo de Gibraltar, muchos de ellos con negocios en la colonia que ahora penden de un hilo. La salida del Reino Unido de la Unión Europea sigue siendo una incógnita tras plantearse varias fechas y procedimientos. Desde un abandono negociado hasta una huida abrupta con consecuencias letales no sólo para los británicos, sino para los países con intereses compartidos. En este contexto, Andalucía tiene mucho que decir dada la cercanía con Gibraltar, a donde acuden diariamente casi 9.000 vecinos de la comarca a trabajar. Francisco Arroyal, presidente del consejo territorial de la Confederación de Empresarios de Cádiz en el Campo de Gibraltar, recuerda que la primera fecha del Brexit se prorrogó y «ahora tenemos los dedos cruzados para que ocurra lo mismo».

Las sombras se acumulan y Arroyal reconoce que «no tenemos los deberes hechos». En el caso de que se produjera un Brexit duro, la patronal se pregunta qué pasará con los trabajadores españoles que tienen que cruzar cada día la verja. «Cómo entra ese personal, cómo pasan las mercancías o qué documentación fiscal hay que presentar en Hacienda para poder entrar» son algunas dudas que plantea. En este punto, asegura que los agentes de aduanas «seguro que están formados», mientras que las empresas de la comarca con negocios en la colonia «no sabemos en qué nos va a repercutir el cierre».

Los vínculos comerciales entre ambas partes son muy diversos. Desde pequeñas empresas que elaboran productos de primera necesidad hasta constructoras. También empresas de juego on line que necesitan personal, comercios y compañías de informática. Uno de los asuntos vitales, según Arroyal, es clarificar el transporte de mercancías. La patronal reclama la instalación en La Línea de un punto de inspección fronteriza. «El panadero que lleva su mercancía de La Línea a Gibraltar tendrá que llevarla primero a Algeciras para que la verifiquen y luego podrá entrar» en la colonia. Junto a ello, otros alimentos y materiales de construcción, ya que en la Roca «se está construyendo mucho». Un modelo muy habitual en la comarca es una empresa, según apunta, con 40 o 50 empleados que ha ampliado su actividad a Gibraltar. Allí mantienen a una veintena de trabajadores. «Conozco a pocas empresas que el cien por cien de su facturación esté allí». Si el Reino Unido se marcha de la Unión Europea «habrá despidos» en esas compañías o «se presentarán a los concursos en España».

Arroyal reclama a las administraciones que se articule un régimen fiscal especial para las empresas de la zona, dadas las particularidades de la relación con el vecino británico. «No porque seamos diferentes, sino porque estamos en un entorno donde Gibraltar tiene su propio tipo impositivo, España otro y Marruecos otro». En el ámbito del transporte marítimo, por ejemplo, la patronal señala que «jugamos con las peores cartas». «Por parar en la bahía de Algeciras, un barco para un dos por ciento más que por parar en Gibraltar. Hablamos de cientos de miles de euros», lamenta, por lo que exige un régimen fiscal propio como tiene Canarias o Andorra «para ser más competitivos». «El empresario va a donde menos le cueste la materia primera», insiste.

De momento, la Junta de Andalucía se adelanta a un posible Brexit duro con un paquete de 112 medidas, aprobadas la pasada semana en Consejo de Gobierno. Más de la mitad, un total de 69, tienen una incidencia directa sobre las empresas del Campo de Gibraltar. Entre otras, destaca la creación de un Centro de Innovación Logística que permita el desarrollo de proyectos en dos ámbitos clave: la logística y la industria 4.0. De hecho, en la comarca se concentran varias de las industria más importantes de los sectores del acero y el energético a nivel mundial. Sin embargo, las alarmas acaban de saltar al anunciar Acerinox el despido de hasta 300 trabajadores en su factoría de Los Barrios. Otra medida que plantea el Gobierno andaluz es la puesta en marcha de una Estrategia de Innovación Económica, con un plan de inversiones para reforzar el capital territorial. En el ámbito laboral, se refuerzan los incentivos a la contratación de desempleados procedentes de ERE motivados por el Brexit.

La patronal valora positivamente estas iniciativas, aunque subraya que «la mejor medida es facilitar la inversión de las empresas». «No queremos subvenciones, sino que nos dejen trabajar», sostiene Arroyal, quien reclama una reducción de las trabas administrativas a la hora de poner en marcha un negocio y más agilidad en la resolución de los concursos públicos.

Sin diálogo al otro lado de la verja

El presidente del consejo territorial de la Confederación de Empresarios de Cádiz en el Campo de Gibraltar, Francisco Arroyal, lamenta la nula interlocución con el gobierno gibraltareño y sus empresarios. «No se ha fomentado la comunicación», denuncia, al tiempo que asegura que «nos cuesta mucho» atraer a empresarios de la colonia a encuentros con otros compañeros. «Se apuesta por el distanciamiento», insiste, además de subrayar que el empresario «no entiende de política, sino de crear riqueza y puestos de trabajo».