MENÚ
jueves 20 junio 2019
01:01
Actualizado

Alirón del Quesos Entrepinares

El conjunto vallisoletano se impone a su eterno rival, el Silverstorm El Salvador por 27-39, mostrando un juego más concentrado y serio y, de esta manera, suma su octavo entorchado en la competición doméstica y alcanza al Arquitectura

  • Los jugadores del VRAC Quesos Entrepinares con el trofeo de vencedores de la liga Heineken de rugby tras la final disputada ante el Silverstorm El Salvador este sábado en el Campo Pepe Rojo de Valladolid.
    Los jugadores del VRAC Quesos Entrepinares con el trofeo de vencedores de la liga Heineken de rugby tras la final disputada ante el Silverstorm El Salvador este sábado en el Campo Pepe Rojo de Valladolid. /

    R. García/Efe

Valladolid.

Tiempo de lectura 2 min.

25 de mayo de 2019. 20:53h

Comentada
S. Felipe.  Valladolid. 25/5/2019

El VRAC Quesos Entrepinares revalidó el título de liga para sumar su octavo entorchado en la competición doméstica y convertirse en el equipo que más tiene, junto a Arquitectura, ante un Silverstorm El Salvador que quiso, pero no pudo con un rival más concentrado y serio. Los dos equipos saltaron con el objetivo de tomar la iniciativa en el marcador, y el Chami supo aprovechar el primer golpe de castigo para inaugurar el marcador a través de Faiva. Pero el VRAC no acusó este envite inicial y, en el minuto 7, tras una gran jugada, dio el control a su equipo Gimeno con un ensayo, que transformó Griffiths (3-7).

El cuadro colegial recortó diferencias, con un nuevo golpe, pero lo cierto es que el Vrac se mostró mucho más asentado en el campo y, sobre todo, más organizado y con las ideas más claras, por lo que supo aprovechar cada error local, que se fueron acumulando, para hacer valer la rapidez de su tercera línea y la visión de juego de Eaton. Así, añadieron dos ensayos más, con Castiglioni y Wessell-Bell, que ampliaron la renta quesera hasta el 6-17 en el minuto 30. Los chamizos no conseguían llegar a la zona de 22 del Vrac pero, cuando por fin lo lograron, supieron hacer valer un buen touch-maul para alcanzar la línea de marca visitante, que jugaba con uno menos.

El Quesos quería romper el partido y, puesto que la veteranía es un grado, Gavidi sacó petróleo de un balón rebotado para llegar a la línea de 22 local y dejar el oval a Dyer para que lo posara en línea de ensayo, ampliando así la diferencia de los queseros (13-24). Un nuevo fallo local propiciaba una gran jugada de los de Diego Merino, que sorprendió a la defensa colegial para que, De la Lastra, añadiera otra marca más para su equipo(13-29).

El Chami lo intentó y con los cambios obtuvo mejoría ofensiva pero no fue suficiente.

Últimas noticias