Cada empleado del Ecyl atiende a 203 parados en la Comunidad

CC OO alerta de que el número es «muy alto» y rechaza el ERE planteado por la Junta para 114 orientadores

Concentración en Valladolid el pasado verano de los trabajadores despedidos por el Servicio de Empleo
Concentración en Valladolid el pasado verano de los trabajadores despedidos por el Servicio de Empleo

En diciembre de 2012 el personal que había en el Ecyl, que sumaba 1.178 personas, atendía de media a 203 parados según la tasa de desempleo existente en la Comunidad. Con la extinción de los contratos de promotores de empleo (116), los despidos en el Programa de Modernización (74), aunque los tribunales han dictado 46 readmisiones y los 114 orientadores a los que se les ha aplicado un ERE, los 874 trabajadores que quedarían sumarían una media de 271 parados, cifra que podría aumentar con la subida del desempleo en los próximos meses. Una cifra «inasumible», según el sindicato Comisiones Obreras, y más cuando la media europea es de un empleados público por cada 50 desempleados.

Retirada del ERE

Por ello, CC OO de Castilla y León, exigió a la Consejería de Economía y Empleo que proceda a la retirada de este ERE, al argumentar que se está mascando «un cóctel explosivo» y por ello, el secretario de Empleo y Formación, Saturnino Fernández, reclamó una reunión urgente con el consejero Tomás Villanueva para «que entienda esta situación» de la que parece «estar mal informado», indicó.

Fernández reiteró la urgencia de solicitar este conflicto, ya que de no alcanzar una solución, se pone en peligro la continuidad de quince de las 54 oficinas con las que cuenta en la actualidad el Ecyl.

Por su parte, la responsable de Fomación de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, Juana Olmeda reiteró que hay «créditos suficientes» para destinarlos a los gastos de personal y paliar los recortes de estos programas procedentes del Gobierno central. Es más, apuntó Olmeda, acusó a la Junta de no haber destinado ni un sólo euro a este servicio y puso como ejemplo a las comunidades de Extremadura y Valencia donde sí que sus Gobiernos regionales han puesto de su bolsillo para paliar la bajada de presupuesto del Ejecutivo central, manifestaba.

El coste total del servicio supone 5,5 millones de euros, de los que tres ya están pactados dentro del Plan deEstímulo del empleo a los que habría que sumar otros 20 millones, que no han sido ejecutados el pasado año. Saturnino Fernández denunció la «desafección» del PP hacia los desempleados y destacó que los orientadores del Ecyl son «imprescindibles». «Ni hay personal para atender ni políticas activas de empleo», declaró y criticó que se está empezando a «tocar» acuerdos básicos dentro del Diálogo Social.