Castilla y León y Cantabria se unen para dar mejores servicios en zonas limítrofes

Trabajarán juntas en atención sanitaria, Servicios Sociales, Educación y promoción turística

De Santiago-Juárez explica a De la Sierra la experiencia de la Región en este tipo de colaboración, en presencia de María de Diego
De Santiago-Juárez explica a De la Sierra la experiencia de la Región en este tipo de colaboración, en presencia de María de Diego

Las comunidades de Castilla y León y Cantabria trabajarán juntas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que viven en los pueblos limítrofes de ambos territorios. Los consejeros de la Presidencia de la Región y de la autonomía cántabra, José Antonio de Santiago-Juárez y Rafael de la Sierra, respectivamente, tenían ayer su primera toma de contacto en Valladolid -que continuará en Santander en próximas fechas- en la que sentaban las bases de lo que será la futura colaboración de ambas comunidades en materia de asistencia sanitaria, Educación, Servicios Sociales, promoción turística, patrimonio cultural, transparencia o atención a víctimas de violencia machista, entre otros asuntos, en los que trabajarán de forma coordinada.

Será un paso más hacia adelante el que darán Castilla y León y Cantabria en sus relaciones institucionales, ya que ambos territorios ya disponen de un convenio de colaboración para la gestión coordinada del Parque Nacional de Picos de Europa, así como de otros dos acuerdos en materia de coordinación en intervenciones, prevención y extinción de incendios forestales que, según avanzaba De Santiago-Juárez, se pretenden reforzar en el futuro.

El Ejecutivo que preside Juan Vicente Herrera es uno de los más firmes defensores del autonomismo útil y cooperativo de la España de las autonomías, algo que se demuestra en los ocho protocolos de colaboración que Castilla y León tiene hoy en día vigentes con el resto de regiones con las que limita, además de otros 45 convenios sectoriales más específicos. Desde la Junta destacan la utilidad de este tipo de colaboración así como las ventajas reales y cotidianas para los castellanos y leoneses residentes en áreas limítrofes con otras comunidades y otros españoles asentados en entornos próximos a Castilla y León.

Por ejemplo, en los últimos cuatro años, más de 43.000 ciudadanos han acudido a los centros de salud u hospitales más próximos a su lugar de residencia, y en ese mismo periodo, el Centro de Emergencias Castilla y León 112 ha atendido más de 24.000 llamadas procedentes de comunidades limítrofes y se han realizado 23 intervenciones del Grupo de Rescate autonómico.