Castilla y León ya ha cubierto el 77,5% de sus necesidades de financiación del año

La Razón
La RazónLa Razón

Buenas noticias para la economía y la imagen de nuestra Comunidad, en general, y para los castellanos y leoneses, en particular. La apuesta del Gobierno Herrera de renunciar al Fondo de Liquidez Autónomica (FLA) para acogerse a otros cauces de financiación y ganar en independencia financiera, está dando sus frutos y antes de lo esperado para beneficio de nuestra Comunidad.

Y es que, la Consejería de Hacienda, que dirige Pilar del Olmo, ha conseguido recientemente llevar a buen puerto dos operaciones de emisión de deuda pública por valor de setenta y cincuenta millones de euros, al 4,4 y 3,5 por ciento de interés y para plazos de siete y tres años, respectivamente. Unos porcentajes muy inferiores a los que se asumieron a principios de año. Y una cantidad importante que se desembolsará en su totalidad a primeros de junio, a la que hay que sumar otros 550 millones que la Junta logró colocar el pasado mes de enero. Así, saldrían un total de 670 millones de euros ya colocados, lo que supone que nuestra Comunidad ya habría cubierto en tan solo cinco meses tres cuartas partes de sus necesidades de financiación de todo el año, que según los presupuestos eran de 865 millones. Esto da tranquilidad económica a la Junta de cara a acompasar las oportunidades que ofrece el mercado de deuda con las necesidades de liquidez de la Administración autonómica. Y porque el Gobierno regional ya tiene refinanciados sobradamente los vencimientos que se producirán a lo largo de este año, que suman un importe de 381,4 millones de euros.

Pero, también, y sobre todo, esta solvencia económica lo que ha conseguido es generar expectación entre los inversores extranjeros, que ven en Castilla y León un buen lugar para dejar su dinero y hacer negocio. Algo que se pone de manifiesto en que cerca del 90 por ciento de los compradores de deuda de Castilla y León este año son de fuera de España. Desde la Junta valoran positivamente este hecho, «ya que contribuye a la diversificación y ampliación de la base inversora». Esta «buena acogida» de la deuda de la Comunidad en los mercados se sustenta, principalmente, en una positiva situación en cuanto a solvencia y nivel de endeudamiento. Por un lado, Castilla y León es una de las regiones que cumplió el objetivo de estabilidad presupuestaria para 2012, puesto que liquidó el ejercicio con un déficit del 1,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), por debajo del límite del 1,5 por ciento y lejos del 1,8 por ciento de media de las autonomías españolas. Y por otro, Castilla y León tiene una de las menores ratios de deuda en relación al PIB, el 13,7 por ciento frente al 17,6 por ciento de media.

Estas dos operaciones son las primeras emisiones de deuda pública que la Comunidad ha concertado con cargo a la preceptiva autorización concedida por el Consejo de Ministros el pasado 15 de febrero, que limitó el coste de endeudamiento de Castilla y León a un máximo del uno por ciento.