El cochinillo de Segovia con marca de garantía vuelve a superar su registro de ventas en 2015

José María Ruiz preside la asamblea de Procose
José María Ruiz preside la asamblea de Procose

El Cochinillo de Segovia con marca de garantía ha registrado cifras históricas en 2015 tanto de producción como de calificación y consumo en restaurantes, desde que se comenzó a operar bajo este marchamo de calidad, en 2003, del que es titular la Asociación para la Promoción del Cochinillo de Segovia (Procose).

Durante la asamblea de Procose, celebrada ayer tarde y en la que ha resultado reelegido presidente el hostelero José María Ruiz, el gerente de la organización, José Ramón Marinero, ha explicado que en todos los sectores que intervienen en la marca «se ha batido un récord histórico».

El de 2015 «ha sido el mejor en cuanto a datos de producción y comercialización de la marca de garantía» con un aumento respecto al ejercicio anterior, del 20,5 por ciento en sacrificios, mientras que el de calificaciones subió un 18,6, y el consumo en restaurantes creció el 7 por ciento. El año pasado se sacrificaron 176.306 cochinillos, frente a los 146.315 del año 2014.

José María Ruiz ha explicado a los socios de Procose los pasos que se han comenzado a dar ante las administraciones para impulsar la declaración por la Unesco del Cochinillo de Segovia como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, donde ya cuentan con ese reconocimiento la dieta mediterránea y las cocinas mexicana, francesa y japonesa.

El Cochinillo de Segovia, según Ruiz, tiene un reglamento que le protege desde la granja al plato, además de formar parte de una cultura tradicional y de contar hasta con un ritual al ser troceado con el borde de un plato, manteniendo un método artesano y natural en su crianza e identificarse plenamente con el territorio y contar con personalidad propia en el marco de la gastronomía mundial.

Dentro del campo de la promoción, del 15 al 19 de febrero próximos se celebrarán los “Cinco días de ‘El dorado’”, donde los restaurantes de Procose ofrecerán la ración de cochinillo a la mitad del precio que figura en carta, como muestra de gratitud a los clientes.