El nuevo Plan de FP del Gobierno regional espera incrementar un 20% los alumnos

El programa contempla medidas como los programas bilingües, un nuevo mapa de titulaciones

El consejero de Educación, Fernando Rey, visita un centro educativo de Formación Profesional de la capital leonesa
El consejero de Educación, Fernando Rey, visita un centro educativo de Formación Profesional de la capital leonesa

El nuevo Plan General de Formación Profesional (FP) 2016-2020 que ultima la Junta de Castilla y León pretende un incremento del 20 por ciento de las personas que se matriculen en este tipo de enseñanza con el horizonte de 2020 y dar un salto de calidad que convierta a este tipo de educación en más atractiva tanto por su desarrollo profesional como por la capacidad de integrar a personas en el mercado laboral.

En esta dirección apuntan otras medidas como promocionar la movilidad de los alumnos de FP hacia otros países europeos para que llegue a duplicarse en ese año el número de estudiantes que viajan a otros centros o empresas, así como incrementar los apoyos para la realización de prácticas en empresas con compromiso de permanencia. En la misma línea está el refuerzo de colaboración con empresas ya internacionalizadas de la Comunidad, según el borrador del documento, conocido por Ical.

También contempla iniciativas como la creación de una FP internacional, la posibilidad de aumentar los centros con programas bilingües para aprender idiomas, aumentar los grados universitarios que convalidan enseñanzas de FP superior y, especialmente, diseñar un mapa de titulaciones acorde con las necesidades de la Comunidad, del mismo modo que se está negociando en el ámbito universitario.

En la línea de los centros de bachillerato y de la Universidad se trabajará también en medidas para reducir el abandono escolar, con cursos de refuerzo de las competencias básicas para quienes tengan deficiencias y con otros cursos específicos para reforzar los conocimientos de los alumnos de ciclos medios que quieran pasar al grado superior de forma directa. En esta línea, también se incluye la puesta en marcha de iniciativas dirigidas a facilitar el retorno de jóvenes sin empleo al sistema de formación. El objetivo es que ya en 2018, la tasa de abandono de estos estudios se sitúe en el 15 por ciento, mientras que se incremente un 10 por ciento el número de alumnos que pasan de primero a segundo en los ciclos formativos y que obtienen la titulación en 2018.

Este proyecto nace con cuatro objetivos: orientar la FP hacia la empleabilidad de los alumnos y a la libre elección de una profesión; satisfacer las necesidades del sistema productivo; adecuar la formación a estas necesidades; facilitar el acceso, en condiciones de igualdad, a las diferentes modalidades de FP; adecuar la formación y las cualificaciones a los criterios de Europa e impulsar la participación y cooperación de las administraciones.