El PSOE pide a la Junta que aplique las 35 horas al contar con los 440 millones

Ana Sánchez reprocha a Fernández Mañueco que hable de electoralismo cuando firmó la reducción de la jornada laboral cinco días antes del 26-M

La secretaria de organización del PSOE, Ana Sánchez, informa sobre asuntos de actualidad
La secretaria de organización del PSOE, Ana Sánchez, informa sobre asuntos de actualidad

El PSOE de Castilla y León exigió al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, la aplicación urgente de la jornada de 35 horas en la Administración regional, prometida a los sindicatos, tras contar con los 440 millones de las entregas a cuenta del Gobierno en Funciones.

Así lo reclamó su secretaria de Organización, Ana Sánchez, tras celebrar los socialistas una nueva permanente de la Ejecutiva, donde se trataron distintos temas de actualidad. En este sentido, Sánchez reprochó tanto a Fernández Mañueco como a Igea que hayan calificado de «electoralista» esta decisión y recordó que el PP suscribió con los sindicatos cinco días antes de las elecciones del 26 de mayo la aplicación de las 25 horas.

Una vez que el Gobierno habilite una fórmula para el traspaso de los fondos, exigió «inmediatez» a la Junta para que cumpla con el acuerdo de mayo «mañana mismo», implante las unidades de radioterapia en todas las provincias y reduzca las listas de espera.

Después de calificar de «sainete» las declaraciones del «dúo» Mañueco-Igea en relación a las entregas a cuenta, arremetió contra la consejera de Sanidad, Verónica Casado, por utilizar eufemismos al decir que no se van a cerrar consultorios locales y que se actuará en demanda. «Tratan a los vecinos como menores de edad: se van a cerrar consultorios y se van a cerrar pueblos», indicó.

También calificó al Gobierno bipartito como el «peor» de la historia de Castilla y León y pidió que se ponga a trabajar si «tantas ganas tenían» cuando suscribieron los «pactos de la rapiña» a la vez que ofreció un dato de cómo va la Comunidad al referirse a la caída del 8,3 por ciento en las ventas de la industria regional en el mes de julio.

Y respecto a las próximas elecciones del 10 de noviembre, Sánchez declaró que «el PSOE de Castilla y León se presentan a las «fuertes, con humildad y con palabra por encima de todas las cosas», en una cita en las que se van a mantener las candidaturas de «éxito» en su mayor parte con las que en abril ganaron los comicios con 12 diputados y 18 senadores.

Sánchez asumió el «fracaso colectivo» de la nueva cita con las urnas, ante la falta de acuerdo para configurar un Gobierno, pero expresó la confianza plena» en los votantes progresistas que «saben lo que se juegan» y en la motivación y movilización de los militantes socialistas, que «van a dar la batalla» para conseguir una «mayoría holgada».

«El PSOE es la única opción posible», remarcó la dirigente socialista, que lanzó el mensaje de que su partido «no entiende el poder a costa de todo y de todos» y que hay unas «líneas rojas» que no van a cruzar.

Tras insistir en que salen a ganar y que las instituciones tienen que estar «al servicio de los vecinos y no para servirse de ellas», expresó que «parece que se van a mantener» las candidaturas al Congreso y al Senado presentadas el pasado 28 de abril con las que ganaron.