Fernando Rey apuesta por educar en calidad, equidad y mayor empleabilidad

El consejero de Educación avanza que el próximo año se convocará el mayor número de plazas posible para maestros

El consejero de Educación, Fernando Rey, conversa con el procurador socialista, Fernando Pablos, antes de comparecer
El consejero de Educación, Fernando Rey, conversa con el procurador socialista, Fernando Pablos, antes de comparecer

Calidad, equidad y empleabilidad. Esto es lo que ofrece el consejero de Educación, Fernando Rey, al sistema educativo de Castilla y León el próximo año con los presupuestos para 2016 que ayer presentaba en las Cortes regionales.

Calidad, con profesores remunerados que recuperarán salarios y la paga extra pendiente de 2012, con medios humanos gracias a la nueva convocatoria de oposiciones, y recursos materiales y equipamiento. Equidad, con ayudas al estudio, a la compra de libros de texto, al transporte o a una residencia, y becas universitarias para que nadie se quede sin estudiar una carrera por falta de medios económicos. Y empleabilidad, como fin último de todos los estudiantes tras su paso por el sistema educativo, profundizando aún más en las relaciones entre la Universidad y la empresa y vinculando más también la Formación Profesional con el mundo laboral. Fernando Rey desmenuzaba en apenas media hora los presupuestos de su departamento, que ascienden a 1.901 millones de euros, lo que supone un 3,4 por ciento más que el presente ejercicio. «Estas cuentas son responsables, realistas y sensibles y comprometidas con los que peor lo están pasando», decía el consejero, mientras aseguraba que «abren un tiempo nuevo y prestarán unos servicios educativos de calidad».

El profesorado absorbe la mayor parte del presupuesto (1.000 millones). Un 2,5 por ciento más que este año debido, principalmente, al crecimiento del 1 por ciento de los salarios de los maestros y funcionarios así como por la devolución de la extra de 2012 pendiente. Igualmente, durante 2016 habrá oposiciones y se ofertarán el número de plazas posibles que permita la normativa del Estado tras aumentarse la tasa de reposición por jubilaciones del profesorado al cien por cien. De la misma forma, destacan los 42 millones que se van a destinar a infraestructuras, un 31,3 por ciento más que en este 2015, tanto a la ampliación y mejora de centros educativos como a la construcción de nuevos colegios e institutos. Así, las cuentas recogen algunos centros muy demandados por los ciudadanos, como los IESO de las localidades vallisoletanas de Arroyo de la Encomienda y La Cistérniga; el IES del barrio segoviano de San Lorenzo; o el Centro Especial «Covaresa», en Valladolid.

Reducir la tasa de abandono escolar es otra de las prioridades para Rey. El consejero destacaba el dato que se conocía antes de ayer, en el que la tasa de abandono escolar en Castilla y León se ha reducido en el último año un 0,4 por ciento hasta situarse en el 16,8 por ciento, pero aseguraba que no se conforma y que se va a seguir trabajando en la mejora del rendimiento de los alumnos a través de nuevas y diferentes evaluaciones de mejora. Igualmente, avanzaba que se continuará prestando el programa «Gradua2» de apoyo a los alumnos que abandonaron las aulas, que contará con una partida de 400.000 euros.

Otro de los aspectos más destacados de estos presupuestos son el aumento que experimentan las becas al estudio, a la compra de libros o al transporte, para lo que se destinarán 13,8 millones de euros, así como las becas universitarias. Al respecto, Educación reserva una partida de 4,7 millones de euros, un 44,3 por ciento más que este año, pero, además, dará prioridad a los universitarios más vulnerables en la nueva convocatoria de ayudas que se publicarán en el primer trimestre de 2016. También se beneficiarán los alumnos de nuevo ingreso con una nota superior al 5,5 por ciento y los estudiantes de Máster. Asimismo, y para favorecer el aprendizaje de idiomas, los presupuestos incluyen una partida de 350.000 euros para que los universitarios mejoren su currículo. Destacan también los 375,5 millones que se repartirán las cuatro universidades públicas.

La oposición, muy crítica

Los cuatro grupos de la oposición coincidían en rechazar estos presupuestos y en acusar a la Junta de no tener a la Educación entre sus prioridades. El socialista Fernando Pablos denunciaba que los 62 millones de euros de incremento en las cuentas «no se notará en políticas educativas reales porque ese dinero lo absorberá el incremento salarial de los docentes y la extra pendiente». Lorena González, de Podemos, echaba en cara a Rey que el presupuesto «siga en niveles inferiores a 2011», y auguraba que los que acaben sus estudios seguirán marchándose fuera para labrarse un futuro. José Sarrión, del Grupo Mixto, reclamaba otros 300 millones de euros para recuperar los recortes aplicados, y desde Ciudadanos, Belén Rosado lamentaba la «escasa» inversión para I+D+i y la «brecha» entre el mundo rural y urbano.

Mensaje de confianza a las familias: «Nuestros niños comen bien»

Sobre el conflicto de la pasada legislatura en torno a los comedores escolares, tras encontrarse una tuerca y gusanos en la comida de algunos centros de la Región, Fernando Rey lanzaba un mensaje de tranquilidad y de confianza a las familias: «Nuestros hijos comen bien», decía, mientras rechazaba las críticas de la oposición, que llegaban a calificar como «mierda» lo que comen los niños en los colegios. El consejero aseguraba que se trabaja cada para mejorar la calidad de los alimentos, y apuntaba que las sanciones aplicadas a la empresa Serunión, entre las que se incluye la rescisión del contrato de comedor en hasta 19 colegios, «han sido ejemplares y son un aviso a navegantes». Y ante las demandas de parte de la oposición de regresar al modelo de cocina en el colegio, defendía la denominada línea fría: «Es de mayor calidad y más segura».