La Comunidad pierde cerca de 23.000 habitantes a lo largo del último año

Un total de 11.628 inmigrantes abandonan Castilla y León y otros 11.056 eran nacionales

El procurador popular Raúl de la Hoz conversa con el socialista Javier Izquierdo, en presencia de Sanz Vitorio (PP), Pablo Fernández (Podemos), José Ignacio Delgado (Ciudadanos) y Luis Mariano Santos (UPL), tras la reunión de la comisión de investigación de la supuesta trama eólica
El procurador popular Raúl de la Hoz conversa con el socialista Javier Izquierdo, en presencia de Sanz Vitorio (PP), Pablo Fernández (Podemos), José Ignacio Delgado (Ciudadanos) y Luis Mariano Santos (UPL), tras la reunión de la comisión de investigación de la supuesta trama eólica

Poco a poco, año tras año, Castilla y León sigue desangrándose en lo que a población se refiere. Los datos que daba ayer a conocer el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Padrón Continuo correspondientes a 2015, suponen un nuevo varapalo para nuestra Comunidad, que ha visto como durante el último año ha perdido casi 23.000 habitantes, hasta situarse en los 2.472.052 empadronados en estos momentos.

Algo más de la mitad de los que han abandonado la Comunidad (11.628) son inmigrantes, mientras que los 11.056 restantes son ncionales. A pesar de ello, el porcentaje de extranjeros sobre la población total se situó a comienzos de 2015 en el 5,46 por ciento en la Comunidad, frente a una media para el conjunto de las autonomías del 10,1 por ciento. Mientras que por nacionalidades, destacan los habitantes procedentes de Rumanía, que siguen siendo mayoría en Castilla y León, con un total de 26.727 rumanos empadronados, seguidos muy de cerca por los búlgaros, que llegan hasta los 24.160. Asimismo, habitan en nuestra Región un total de 20.778 marroquíes y de 5.861 colombianos, que se encuentran también entre las comunidades más numerosas

Por sexos, a fecha de 1 de eenro de 2015, la Comunidad contaba con 1.219.616 hombres y 1.252.436 mujeres, mientras que por grupos de edad, el mayor volumen de población se situaba entre los dieciséis y los 44 años, hasta un total de 860.687 personas; frente a las 716.006 de entre 45 y 64, y las 596.258 de más de 65. La base de la pirámide poblacional, la de los jóvenes de entre cero y quince años contaba solo con 299.141 individuos. El informe el INE revela también que Castilla y León cuenta con 2.248 municipios, de los cuáles sólo catorce tienen más de 20.000 habitantes, y que, curiosamente, sólo ganaron población los municipios de menos de cien habitantes, que pasaron de 37.844 a 38.795 vecinos.

Por provincias, el número de habitantes se redujo por encima de la media de Castilla y León en seis territorios. Es el caso de Ávila (hasta las 164.925), un 1,25 por ciento, con una reducción de 2.000 personas. Si bien , destaca la provincia de León León, que cuenta con 479.395 empadronados, lo que suponen 5.299 personas y un 1,09 por ciento menos que hace un año. Palencia, con 1.574 habitantes menos que en 2014 hasta los 166.035 actuales; Segovia , con una caída poblacional de 1.733 habitantes hasta los 157.570; Soria, que con 91.006 empadronados ha perdido 1.215 habitantes; y Zamora, abandonada por 1.996 personas hasta los 183.436 que viven en la actualidad, completan el grueso de provincias que supera la media de esta Comunidad, en la que Valladolid, con 526.288 habitantes y una pérdida absoluta en el Padrón de 2.869 personas, es la provincia que sufre un descenso poblacional más moderado.

Finalmente, el informe del INE refleja también que en España, el número de ciudadanos también se redujo en 146.959 personas, hasta los 46.624.382.