La Junta blinda la Dependencia pero exige financiación estatal

Marcos: «Tenemos capacidad para mantener las prestaciones»

Castilla y León blindará la atención a la Dependencia. Así lo apuntó la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, quien incidió en que Castilla y León tiene «capacidad económica suficiente para mantener las prestaciones». De hecho, el Presupuesto General de la Comunidad ha reservado más de 500 millones de euros para estas partidas a lo largo de 2013.

Milagros Marcos se expresó así, durante una rueda de prensa en la que valoró el X Dictamen del Observatorio Nacional de la Dependencia, de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales, y que otorga a nuestra Región una nota de 9,2 sobre diez, lo que la convierte en la única autonomía que ha logrado sobresaliente, aunque en su caso lo obtiene por tercera vez consecutiva.

Con estas mimbres, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades fue rotunda al comprometer la mejor atención para los pacientes que recurren a los servicios sociales de la Junta, a pesar de ajustes derivados de la limitada llegada de fondos. Al respecto, demandó al Gobierno central que aborde el problema de la financiación, dado que las comunidades autónomas cada vez soportan mayor gasto. En este contexto, recordó que la Ley planteaba un 50 por ciento de aportación por parte del Estado en el ámbito institucional, y apenas llega al 20 por ciento en Castilla y León.

De igual forma, recordó que entre 2007 y 2011 la Comunidad dejó de ingresar 457 millones de la Administración central, al no ajustarse los pagos a esa parte equitativa en el apartado institucional.

En este contexto, destacó que Castilla y León es la autonomía que más dinero destina a la atención de la dependencia por habitante, con 148,64 euros, según los datos del pasado ejercicio.

A la cabeza en atención

Por otra parte, la consejera incidió en algunos de los parámetros recogidos en el estudio, y señaló que Castilla y León es la Comunidad con menos porcentaje de personas con derecho a prestación pendiente de ser concedida, un 4,44 por ciento, frente al 23 por ciento de la media nacional, y fue más allá al indicar que aquí ya se atiende al número de personas que se estimaba que se cuidaría en 2015. En la actualidad, 900 castellanos y leoneses al mes ingresas en este sistema, y en la actualidad hay 2.888 pendientes de recibir prestación.

Concretamente, hay 54.242 dependientes cubiertos en este momento, cuando la previsión para dentro de dos años apuntaba a 55.000. Un hecho que justificó en que «el sistema ha sido ágil», lo que ha llevado a la Junta a encontrarse en estos momentos «prácticamente en la plena atención» a los pacientes incluidos en los grados II y III -el 63 por ciento del total-.

Desde el año 2007, en Castilla y León se han atendido, dentro de sus Sistema de Dependencia, 113.000 personas.

Profesionalizar el sector, un reto

Milagros Marcos reiteró la apuesta de Castilla y León por profesionalizar el sector. Y es que, en este momento, hay 25.000 dependientes atendidos por familiares no profesionales que, si usaran servicios profesionales, crearían 11.000 empleos cualificados en domicilios o 16.755 en centros. Una cifra que sustentó en que hay 7.700 plazas en residencias y centros de día disponibles, 5.159 empleos por crear. La consejera consideró que la prestación de cuidados no profesionales supone casi el 33 por ciento del total en Castilla y León. Por ello, defendió un mayor desarrollo de los ámbitos profesionales de proximidad y recordó que la tasa de creación de empleo de los servicios sociales es de 30 por cada millón de euros invertido. Y eso que, Castilla y León dobla en número de empleos en servicios sociales a la media española, por mil habitantes, con seis, frente a 3,10.