La Junta insiste en que Garoña debe funcionar mientras sea segura

La Junta de Castilla y León ha insistido hoy en que mientras la central nuclear de Garoña, en Burgos, sea segura debe seguir funcionando porque su producción de energía es necesaria para España y de su actividad depende el empleo de unas mil familias.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo autonómico, José Antonio de Santiago-Juárez, ha contestado a una pregunta sobre la declaración que hoy han firmado en el Congreso de los Diputados todos los grupos parlamentarios, salvo PP, UPyD y CiU, en la que se comprometen a clausurar Garoña si llegan al poder en la próxima legislatura.

Ha sido el diputado por Burgos y secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, quien ha presentado el contenido de dicha iniciativa y a él se ha dirigido la crítica del portavoz de la Junta.

En primer lugar, ha cambiado el nombre a Tudanca, llamándole Jesús, y ha justificado su 'lapsus' por los cambios de liderazgo del PSOE de Castilla y León, y seguidamente le ha pedido que, como diputado por Burgos, "explique a las mil familias afectadas por qué quiere cerrar Garoña".

De Santiago-Juárez ha insistido en que el anterior Gobierno socialista defendió el cierre de esta central nuclear por "un capricho político e ideológico del presidente Zapatero".